Anunciantes

Matando por su propio bien al propósito de marca

Por qué el explotadísimo propósito de marca debe morir

Diluido en un pozo sin fondo de palabrería y nadería, el propósito de marca debe ser reemplazado con urgencia por la estrategia espoleada por la fuerza de la juventud.

propósito de marcaEl propósito de marca se ha erigido en los últimos tiempos en la particular razón de ser de los marketeros. Supurante de emoción, de potencial y de promesas, el propósito de marca tiene enamorados hasta las trancas a los profesionales del marketing y la publicidad.

Hay, sin embargo, un problema con el tan cacareado propósito de marca: que es casi todo pura cháchara e involucra en realidad poquísima (o nula) acción. El significado primigenio del propósito de marca ha acabado diluyéndose en un mar de palabrería. Y es, por lo tanto, el momento de matarlo.

Desbordados por las memeces emanadas en los últimos tiempos del concepto gastadísimo de propósito de marca, los marketeros deben fijar la mirada en las voces extraordinariamente poderosas de la juventud, que son también las voces del progreso, asegura Sara Vanore Rewkiewicz en un artículo para Campaign. Son esas voces las que los marketeros deben utilizar en último término para dar la puntilla al devaluado propósito de marca.

La muerte del propósito de marca es en realidad extraordinariamente positiva. Aquello que fenece va a ser al fin y al cabo reemplazado por algo mucho más rebosante de propósito. La que constituye el relevo del propósito de marca, la estrategia que cabalga a lomos de la impetuosa juventud, unge a los marketeros con una nueva y purificadora mentalidad, justamente la que necesitan para sobrevivir a lo que está por venir.

La estrategia espoleada por la fuerza de la juventud, el reemplazo del propósito de marca

En un mundo donde los tradicionales sistemas se han quedado vacíos se sentido por la disrupción tecnológica y el a menudo ninguneado cambio climático, es hora de que los viejos (en la vida y en el marketing) entreguen el cetro de la sabiduría a los jóvenes.

La juventud rebosa acción por todos los poros. Y los miedos que habitan en sus entrañas acaban transmutados en último término en deseos de superación. Los jóvenes desean reimaginarse y reinventarse a sí mismos (y también al mundo que les rodea).

Los jóvenes sojuzgan los miedos que les carcomen por dentro con el último objetivo de abrazar la libertad y encarar de este modo el presente y también el futuro, subraya Varone Rewkiewicz.

En menos de una década se estima que el 40% de las empresas de la lista Fortune 500 dejarán de existir. Esta cifra que tan aterradora resulta a bote pronto es el síntoma inequívoco de que la estrategia que utiliza la juventud como particular carburante es la nueva lente con la que la que marketeros deben contemplar el mundo que les rodea (so pena de morir arrollados por el tsunami vacío de sentido del propósito de marca).

Es hora de poner a dormir (el sueño eterno) al propósito de marca para abrazar las estrategias marketeras comandadas por la juventud. Las marcas que no lo hagan caerán inevitablemente en un letargo eterno, concluye Varone Rewkiewicz.

Te recomendamos

Outbrain

MKD

A3media

T2O

Compartir