líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Polémica a cuenta de los anuncios de "mentirijillas" de La casa del dragón

Los anuncios de "mentirijillas" de La casa del dragón escupen fuego (por polémicos)

En los últimos días Max ha promocionado La Casa del Dragón con vídeos "fake" en los ondeaban banderas negras y verdes en lugares icónicos como el Puente de Brooklyn.

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

La esperada segunda temporada de La Casa del Dragón aterrizará el próximo 17 de junio en Max y, aunque los más fans de la secuela de Juego de Tronos están probablemente al tanto de tan insigne evento televisivo, la plataforma de vídeo en streaming ha lanzado una ambiciosa campaña publicitaria a escala global para que todo el mundo tenga en el radar tan importantísimo estreno.

Y esa campaña publicitaria incluye acciones de la tan en boga «fake out of home advertising». Lo que quizás no esperaba Max es que esas acciones, preñadas de realismo, pero en realidad completamente falsas, iban a generar tantísima controversia.

En los últimos días han emergido en las redes sociales vídeos en los que banderas verdes y negras (correspondientes a los partidarios de Aegon II Targaryen, por un lado, y de la princesa Rhaenyra Targayen, por otro) ondeaban en lugares icónicos como el puente de Brooklyn en Nueva York (Estados Unidos), el Pan de Azúcar en Río de Janeiro (Brasil) o el Castillo de Chapultepec (México).

Y aunque la denominada «fake out of home advertising» es cada vez más omnipresente en las redes sociales (y los internautas deberían estar, por ende, perfectamente familiarizados con las engañifas solapadas a esta fórmula publicitaria), lo cierto es que muchos han tomado los vídeos como reales y ello ha desencadenado obviamente la polémica.

La cuenta oficial de Game of Thrones en X publicó el pasado lunes un vídeo, publicado inicialmente en una cuenta de Instagram consagrada al turismo de Nueva York, en el que banderas negras con un dragón rojo colgaban del puente de Manhattan. Y posteriormente vio la luz un segundo vídeo en el que el puente de Brooklyn había sido tomado por banderas verdes ornadas con dragón dorado. Muchos neoyorkinos creyeron que tan icónicos monumentos habían sido efectivamente colonizados con fines publicitarios en el mundo real y, aunque el Departamento de Transporte de Nueva York no tardó en desmentir que las banderas fueran reales y aclaró que todo se trataba de una alteración digital, una cadena de televisión local, News12 Brooklyn, llegó a informar del suceso como algo real.

Posteriormente las banderas de los partidarios de Aegon II Targaryen y Rhaenyra Targayen se han abierto paso también en más monumentos neoyorkinos icónicos como Rockefeller Center o Grand Central.

También mucha polémica ha suscitado un vídeo difundido por la cuenta en X de Max Latinoamérica en la que el emblemático Castillo de Chapulpetec, sito en Ciudad de México, aparece tomado por banderas negras, las utilizadas por los partidarios de la princesa Rhaenyra Targayen en La Casa del Dragón.

En este caso la controversia emergió a la superficie no tanto por la falsedad de las imágenes (que muchos percibieron, no obstante, como reales) sino también por las posibles consecuencias legales emanadas de la campaña publicitaria de la discordia.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) se descolgó con un duro comunicado en el que censuraba el vídeo de Max y aclaraba que las imágenes «son falsas, puesto que en ningún momento se han colocado banderas, pendones, ni ningún otro material publicitario relativo a dicha producción sobre este inmueble». Además, tampoco se autorizó en ningún momento la reproducción de imágenes del castillo para la promoción de La Casa del Dragón, aseveró el INAH. «Por esta razón, la Coordinación Nacional de Asuntos Jurídicos del INAH llevará a cabo las medidas legales conducentes, debido a que se trata de un uso indebido de imágenes de un monumento histórico«, dice el INAH en su comunicado.

Otra ciudad colonizada (virtualmente) por La Casa del Dragón en el transcurso de los últimos días han sido Río de Janeiro, donde el teleférico que lleva al celebérrimo Pan de Azúcar de la ciudad carioca apareció ornado con un banderín verde en un vídeo publicado por la cuenta de Max Brasil en X. Sin embargo, parece que este vídeo no generó tanta controversia como los clips ambientados en Nueva York y en Ciudad de México.

En España no ha habido vídeos de «fake out of home advertising» para promocionar la segunda temporada de La Casa del Dragón, pero en la cuenta de Max España en X se publicaron el pasado lunes sendas fotos retocadas digitalmente de San Juan de Gaztelugatxe y Cáceres con banderas negras y verdes respectivamente.

La nueva campaña de La Casa del Dragón reabre en todo caso el debate sobre la dificultad de distinguir la verdad de la mentira en la era de la inteligencia artificial (IA) y los «deepfakes». Mentiras como las agazapadas en la campaña de Max son más o menos benignas, pero cuando la tecnología se utiliza, por ejemplo, para engañar a los votantes en procesos electorales, su efecto es lógicamente mucho más ponzoñoso y puede provocar a la postre daños irreparables en la democracia.

Newsletter ¡Suscríbete a nuestra newsletter! WhatsApp Sigue a MarketingDirecto.com en WhatsApp

Temas

HBO

 

Adsmurai celebra 10 años de innovación y crecimiento exponencialAnteriorSigueinteSonia Casado liderará el área de Transformación e Inteligencia Artificial de dentsu España

Contenido patrocinado