La evolución de la inteligencia artificial y sus implicaciones en el marketing

De la publicidad como complemento a la publicidad como servicio gracias a la inteligencia artificial

La aplicación de la inteligencia artificial en la industria marketera transformará los procesos de trabajo, los perfiles de los nuevos empleados y la propia percepción de la publicidad.

Si hace tan solo unos años la inteligencia artificial era un concepto desconocido más propio de la ciencia ficción que del mundo real, ahora ya es una realidad, tanto en las empresas como en la vida de los consumidores.

Y es que, aunque a veces no nos demos cuenta, las apps, servicios digitales y tecnologías que utilizamos en nuestro día a día funcionan gracias a la inteligencia artificial o a alguna de sus tecnologías relacionadas.

Por su parte, las empresas ya ponen el foco en el desarrollo de sus capacidades y en su integración en los productos y servicios que ofrecen a los consumidores para mejorar cada vez más la experiencia de usuario.

La evolución de esta tecnología lejos de decelerarse, no hará más que aumentar en los próximos 5 años, cambiando mucho más de lo que ya lo ha hecho, nuestra vida y trabajo, pero, ¿hasta qué punto modificará la inteligencia artificial la industria marketera?

Uno de los beneficios que trae esta tecnología es la reducción de la carga cognitiva de los trabajadores, que es la cantidad de esfuerzo que requiere la realización de una tarea y que difiere en función de la persona.

“Frecuentemente relacionamos la productividad y el esfuerzo al tiempo que pasamos en la oficina, pero la mejor evaluación de la contribución profesional está vinculada al grado de carga cognitiva que un empelado experimenta a diario”, explica Jennifer Lux, team lead and marketing strategist de SmartBug Media, en un artículo en Adweek.

Pero la mente tiene limitaciones y es aquí en donde entra la inteligencia artificial. Dejar en manos de las máquinas las tareas más repetitivas no solo contribuye al aumento de la eficiencia, sino también de la felicidad y del desarrollo profesional de los trabajadores que tienen más tiempo para dedicarse a tareas más estratégicas y de mayor nivel cognitivo.

Asimismo, la automatización de muchos procesos y tareas llevará, afirma Lux, a elevar los criterios a la hora de buscar nuevos perfiles de empleados. “Las nuevas contrataciones deberán ser necesariamente mejores planners, más proactivos y moderadamente estratégicos”, señala.

Por su parte, los puestos analíticos serán completamente reemplazados por bots. Así, “aunque los humanos siguen siendo necesarios para liderar esos cambios y aplicarlos creativamente a las tácticas y estrategias, los puestos del departamento de marketing seguirán evolucionando a medida que la inteligencia artificial asuma más tareas”, explica.

Más allá del componente humano, la inteligencia artificial contribuirá a cambiar la percepción de la publicidad gracias a su capacidad para ofrecer contenido seleccionado, relevante y útil a los consumidores.

Todo ello contribuirá a dejar atrás esa imagen disruptiva y molesta de la publicidad y a eliminar progresivamente todos esos “pain points”, respondiendo a las necesidades de los consumidores en el formato y canal que desean y en micro momentos.

“Los consumidores empezarán a utilizar la publicidad altamente seleccionada de forma intencionada a medida que los bots respondan a sus necesidades específicas conversacionalmente, incluso antes de que el consumidor sepa que las tiene”, afirma Lux.

De esta manera, aunque el marketing es un puzle al que siempre le faltan piezas, la inteligencia artificial tiene el potencial para revolucionar de manera absoluta la industria abriendo una nueva era en la que la publicidad pasa de ser un complemento a convertirse en un servicio.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir