líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Entrevista a Delia García, directora de Sostenibilidad y RSC L’Oréal España y Portugal

"Buscamos transformar nuestro sector de forma que genere un impacto positivo", D. García (L'Oréal)

Fabiana Seara

Escrito por Fabiana Seara

"El reto está en involucrar a esa última parte de la cadena de valor, sin la cual nada es posible", señala Delia García, directora de Sostenibilidad y RSC de L’Oréal España y Portugal.

La sostenibilidad es sin lugar a dudas uno de los temas más trascendentales para las empresas modernas, que dedican el esfuerzo de sus equipos e inversión para desarrollar proyectos comprometidos con la protección del medioambiente y mejorar la calidad de vida de las personas que habitan el planeta. L’Oréal, una de las empresas más destacadas del sector cosmético a nivel internacional, ha desarrollado diversos proyectos comprometidos con el cuidado medioambiental desde la innovación social y científica.

Con motivo de la presentación del proyecto artístico «The Shapes We’ve Lost» (Las formas que hemos perdido), Delia García, quien es la directora de Sostenibilidad y RSC de L’Oréal España y Portugal ofreció una entrevista a MarketingDirecto.com, una conversación donde la profesional ilustró los principales proyectos de la empresa para cumplir con una agenda sostenible a través de la innovación, y donde señaló los principales retos de la industria cosmética.

L’Oréal, en el marco de su proyecto ‘L’Oréal For The Future’, presentó «The Shapes We’ve Lost» junto a una impresionante obra artística, donde la empresa destaca las áreas en las que está enfocándose la empresa en materia de temas tan importantes como lo son la sostenibilidad o el reciclaje de los envases de sus productos.

¿Qué acciones y proyectos están desarrollando desde L’Oréal en materia de sostenibilidad?

«L’Oréal For The Future» es un programa que se basa en tres pilares. El primero es transformar nuestro modelo de negocio para poder desarrollarlo bajo los límites planetarios, tal y como los define la ciencia, por el Centro de Resiliencia de Estocolmo que en el 2008 planteó que los recursos del planeta son finitos. Por ello trabajamos con objetivos muy concretos, por ejemplo que las 40 fábricas que tiene L’Oréal en el mundo sean neutras en carbono antes de 2025.

En este sentido estamos muy orgullosos de que la fábrica de Burgos, donde se fabrica al 100% la marca Kérastase, que es neutra en carbono. Esta genera energía 100% renovable y cuenta con una central de biomasa, que trabaja con biomasa local en un proyecto que genera una simbiosis muy buena a nivel de biodiversidad. La visión de transformación de L’Oréal es estar presentes en todos los eslabones de la cadena de valor.

El segundo pilar es empoderar a todo el ecosistema de negocio, en hablar con los stakeholders, desde proveedores hasta consumidores, pero también otros partners, para empoderarles a llegar más lejos.

Desde el punto de vista de las alianzas tenemos ejemplos magníficos, como «Hairstylists for the future», donde trabajamos con más de 600 salones para desarrollar esa ‘peluquería del futuro’ con la transformación de los residuos, del consumo de agua con el ‘watersaver’ que ahorra un 69% de agua en los lavaderos de cabeza y también en energía, y mediante un programa de energía 100% renovable en las peluquerías.

El tercer pilar es ir más allá en áreas donde sabemos que nuestro propósito cobra muchísimo sentido, esas áreas son: el empoderamiento de la mujer, donde trabajamos para mejorar la vida de las mujeres más vulnerables del planeta, regenerar los ecosistemas y en desarrollar la transformación circular.

En materia social, ¿qué acciones abandera esta empresa para mejorar la vida de las personas?

Se está trabajando en proyectos concretos en todas las partes del mundo, no solamente intentamos transformar todo nuestro sector, sino hacerlo de forma que generemos un impacto positivo. Por ejemplo, en nuestra cadena de valor con el programa de abastecimiento responsable ‘solidarity sourcing’ hemos creado 305 empleos en 2022 para colectivos vulnerable, y también estamos formando a personas que pueden tener riesgo de exclusión o vulnerabilidad con el programa corporativo «Embellece tu futuro», donde desde 2016 hemos trabajado de la mano de la Fundación Tomillo para formar a más personas.

Nosotros no separamos la transformación sostenible de las compañías con el impacto social, creo que tiene que ir de la mano porque hablamos de transformación justa. Otro ejemplo de L‘Oréal en este sentido sería cómo estamos generando empleo en la última milla mediante una alianza con Koiki, quienes tienen como objetivo generar empleo para personas con discapacidad. Ellos llevan tu paquete a casa y lo hacen de forma sostenible porque lo hacen andando, en transporte público, en bicicleta o en un vehículo eléctrico. Es decir, es un servicio cero emisiones, que además cuenta con ese impacto social porque se generan puestos de trabajo a través de los repartidores.

L’Oréal es una marca histórica, en la que los consumidores tienen un sentimiento muy arraigado, ¿cómo logra la marca apostar por la innovación a la vez que mantienen su identidad?

Lo interesante aquí es que L’Oréal nace siendo una empresa de ciencia en 1909, de la mano de un químico que transformó la manera de entender el cuidado del cabello. Él empezó a trabajar con tintes diferentes que empezaban a ser más inocuos para el cabello de las mujeres, o sea, siempre iba con ese punto científico.

Entonces se trata de ir de la mano de la ciencia todo el camino, desde 1909 hasta hoy. Siempre que vas de la mano de la ciencia y siempre que estás trabajando en mejorar, puedes seguir innovando a través de ese conocimiento y ese ‘know how’ que ha adquirido L’Oréal a lo largo de todos estos años.

«Embellece tu futuro» es un buen ejemplo de ello, porque es un proyecto que se adapta a los tiempos. Este comenzó en España en 2016, pero ha ido avanzando en función del contexto en el que nos encontramos, por ejemplo, con la llegada de la pandemia adaptamos el programa a las nuevas necesidades, y con la guerra de Ucrania entendimos que había personas que estaban llegando a España y que podían tener una dificultad a la hora de encontrar un empleo, por ello hicimos una edición especial con un enfoque al reto social, que teníamos encima de la mesa en ese momento.

Entonces, intentamos tener esa visión tanto para las cuestiones relacionadas a lo medioambiental como para lo social. Ir primero que nada de la mano de la ciencia y después ir también de la mano de la realidad social.

¿Cuáles crees que son los retos para el sector de la cosmética en este momento?

El reto está claro, está en la transformación del negocio, en entender cómo funciona todo el negocio de la cadena de valor para poder involucrar a cada uno de sus eslabones, porque si no la transformación no es posible.

Está en ir juntos para afrontar la realidad de que los recursos son finitos y tenemos que ser capaces de ofrecer una solución para seguir creando belleza y como reza, el propósito «Creamos la belleza, que mueve el mundo» seguir creando belleza, pero creándola de una forma altamente sostenible.

En L’Oreal estamos apostando fuertemente por el rellenado de los productos, pero todavía estamos en esa fase de educar al consumidor e intentar que le llegue de la mejor forma posible toda la información que necesita. El gran reto está también en involucrar a esa última parte de la cadena de valor sin la cual nada de lo demás es posible.

Si una empresa tiene muchas soluciones rellenables, pero el consumidor ni sabe que existen, o está con esa pereza del ‘me quedo con lo que conozco’ se presenta un gran reto: el involucrar a todos incluido el consumidor final en este en esta transformación.

¿Desde L’Oréal han visto que los consumidores adopten este tipo de soluciones sostenibles?

Poco a poco, todavía estamos en una fase de educación al consumidor. Por lo que sigue siendo un reto, pero estamos trabajando para que sea así. Nosotros queremos llegar al consumidor final con la información de lo que estamos haciendo, pero intentando llevarles de la mano sin hacerles sentir culpables, sino de una formación donde entiendan: ‘te ofrezco estas soluciones. Tienes un producto rellenable que con el pequeño gesto de ir a la tienda y en lugar de comprarte el bote original, que ya lo tienes en casa, te compras este que es infinitamente más sostenible’.

Nuestro objetivo es que el 100% de nuestros envases sean rellenables, reutilizables, compostables y o reciclables para 2025, y creo que hay que reflexionar en por qué hacemos lo que hacemos. Porque todo lo que estamos desarrollando tiene un fin último, que es mejorar la vida en el planeta, que no expongamos más especies a la extinción y que cuidemos de las personas. Entonces yo creo que al final, cuando cuidamos el planeta nos cuidamos a nosotros mismos y eso es una reflexión que tenemos que hacer.

Newsletter ¡Suscríbete a nuestra newsletter! WhatsApp Sigue a MarketingDirecto.com en WhatsApp

 

"El Nuevo conZumer Journey": así es el "viaje del consumidor" de la Generación ZAnteriorSigueintexAI, la empresa de IA con la que Elon Musk quiere poner la zancadilla a OpenAI

Contenido patrocinado