Publicidad

"Las chicas gordas" también bailan y Dove reivindica su talento y capacidades

"Las chicas gordas bailan". Cuatro palabras que se convierten en una simple y necesaria reivindicación contra los prejuicios y clichés sociales que existen alrededor de las personas que pueden tener algún que otro kilo de más.

Este es el punto de partida de la nueva campaña de Dove que continúa apostando por su belleza real. La protagonista de la nueva y reivindicativa acción de la marca es Cathleen Meredith, autoproclamada "gorda".

Ella es la encargada de mostrar en un vídeo casi tres minutos de duración que su peso no es ningún impedimento para bailar, lo que más feliz le hace en la vida. Es la pionera del nuevo trabajo de Dove (Fat Girls Dance) al que seguirán otros spots que tienen un objetivo claro: redefinir el concepto social que se tiene de la belleza.

En menos de 48 horas el vídeo ha superado el millón y medio de visitas en YouTube convirtiéndose en todo un éxito en las redes sociales. Meredith ha declarado que no dudó en sumarse a esta campaña porque se trata de un “acto radical de ausencia de miedo”.

Se trata de, a través de la danza, dar una mayor visibilidad en la sociedad a las mujeres de tallas grandes, desafiando el concepto de que estas no son activas, no tienen talento o no pueden ser sensuales. Y es que, según sus palabras, vivimos en una sociedad inmersa en la “fatphobia”.

“Creo que existe una connotación negativa en la palabra grasa. Pero lo nunca lo he visto así, forma parte de mí y por eso es increíble, no negativo”, explica en el video. Meredith y Dove quieren transmitir una lección de lo importante que es el amor propio.

La campaña de Dove llega en un buen momento para la marca tras las críticas recibidas por trivializar con el cuerpo de las mujeres capitalizando este movimiento social.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir