Checklists

4 lecciones que las marcas pueden aprender de las películas de Quentin Tarantino

Unos lo aman, otros lo odian, pero si de algo puede presumir Quentin Tarantino es de no dejar a nadie indiferente. Sus películas, incluso su recién estrenada Django Desencadenado, son auténticos objetos de culto que forman ya parte de la cultura popular. En el privilegiado estatus de sus filmes influye que en ellos podemos aprender mucho sobre la vida, sobre la violencia e incluso sobre el mundo de los negocios. Entrepeneur.com resume a continuación algunas de las lecciones que las marcas pueden aprender de las películas de Quentin Tarantino:

1. Entrénate duro y llega a tu meta
En sus películas Kill Bill Vol. 1 y Kill Bill Vol. 2, el personaje interpretado por Uma Thurman, la Novia, busca vengarse de las personas que arruinaron su vida e intentaron matarla en el día de su boda. Y lo hace con tal determinación, que a base de mucho entrenamiento, se convierte en un as de las artes marciales y puede por fin enfrentarse de igual a igual con las personas que en su día la masacraron. Para triunfar en el mundo de los negocios, las marcas necesitan también entrenarse duro, encontrar al entrenador adecuado para motivar a sus empleados y dar a éstos la oportunidad de poner en práctica las habilidades aprendidas.

2. Crea un equipo fuerte
Uno de los grandes secretos del éxito de las películas de Tarantino es que el cineasta logra crear equipos de actores que actúan bien en su conjunto y no sólo de manera individual. Mientras otros directores piensan que el mero fichaje de una estrella de Hollywood bastará para conquistar la taquilla, Tarantino se preocupa más de formar un equipo compacto de actores y exprimir al máximo las fortalezas de quienes forman parte del equipo. De forma similar, si una marca quiere triunfar a largo plazo en el competitivo mundo de los negocios, necesita centrarse en su equipo de trabajadores y no tanto en las individualidades.

3. Elige la calidad sobre la cantidad
Tarantino se toma su tiempo entre película y película. A diferencia de otros directores más prolíficos, el estadounidense no estrena filmes todos los años sino que deja un espacio de varios años entre sus películas y eso le permite rodearse de los mejores actores y trabajar a fondo en el guión de sus filmes. Tarantino antepone, por lo tanto, la calidad a la cantidad en sus películas y no se deja intimidar por la mayor fecundidad fílmica de otros colegas de profesión. De igual manera, las marcas deben tener en cuenta que, en la carrera por la competencia, no es condición sine qua non sumergirse en una orgía constante de cambios. Hay que prestar atención a lo que hace la competencia, pero hay que tener en cuenta que es lo que parece bueno para una empresa no es necesariamente lo mejor para nuestra compañía. En el mundo de los negocios, los cambios se suceden a la velocidad del rayo, pero no es necesario abrazar todos y cada uno de ellos, sino sólo aquellos que aportan verdadero valor a la marca.

4. Rodéate del mejor talento
En sus películas, Tarantino se rodea siempre de los mejores actores y de los mejores equipos de producción, muchos de los cuales han trabajado con él a lo largo de toda su carrera. A Tarantino le gusta trabajar con personas de talento y que no tienen miedo de los conflictos y los problemas. Para triunfar en el mundo de los negocios, las marcas deben aprender a rodearse también de este tipo de personas.

Te recomendamos
En otras webs

repoertaje a3

BackToBasics

Highway To Sales

Oh My Brand

Compartir