líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Birkenstock y Manolo Blahnik, ¿la pareja más extraña que ha

AnunciantesImagen de la nueva colección de Birkenstock y Manolo Blahnik

Birkenstock y Manolo Blahnik alumbran una colección al alimón

Birkenstock y Manolo Blahnik, ¿la pareja más extraña que ha "parido" jamás el cobranding?

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Pese a ser dueñas de estilos tan dispares, Birkenstock y Manolo Blahnik se han unido para alumbrar al alimón una sorprendente colección.

En ocasiones el cobranding hace pasar por el altar a marcas que son almas gemelas y que parece casi imposible que no se hayan puesto ojitos antes. Otras veces quienes deciden «casarse» son marcas que no tienen a bote pronto nada en común y que quizás por ello acaparan todos los flashes. A este segundo grupo pertenecen Birkenstock y Manolo Blahnik, cuyos icónicos zapatos de tacón atrajeron en su día a legiones enteras de fans gracias a la serie Sexo en Nueva York.

Birkenstock, cuyos zapatos son el epítome de la comodidad, son en muchos sentidos la némesis de Manolo Blahnik, cuyos productos sacrifican el confort en favor del estilo más arrebatador. Sin embargo, y pese a ser dueñas de estilos tan dispares, ambas marcas se han unido para alumbrar al alimón una sorprendente colección.

Fruto de tan llamativo «matrimonio» son una nueva versión en terciopelo fucsia y azul del clásico modelo Arizona de Birkenstock o una suntuosa reinterpretación de los zuecos Boston de la marca alemana de calzado.

El resultado de tan singular colaboración es sin lugar a dudas interesante, aunque resulta un poco complicado imaginar a los fans más empedernidos de Manolo Blahnik calzándose zapatos de Birkenstock. Y cuesta asimismo imaginar a los acólitos de la marca alemana gastándose 500 euros en zapatos que, más allá de un par de detalles más o menos lujosos, no difieren demasiado de los habituales.

La colección nacida del cobranding de Birkenstock y Manolo Blahnik parece hasta cierto punto una oda al confinamiento que ha impuesto la pandemia en los últimos dos años. Puesto que el teletrabajo se ha convertido en la norma en muchas empresas, cuyos empleados han dejado atrás los trajes para enfundarse tejanos y sudaderas, parecía imponerse también una metamorfosis de los emblemáticos «Manolos» de la mano del espíritu mucho más mundano de los zapatos de Birkenstock.

Conviene, no obstante, recordar que, pese a sus orígenes más bien utilitarios, Birkenstock ha terminado metamorfoseándose también en una marca de lujo (más asequible, eso sí, que otras firmas). El año pasado la marca fue adquirida por un fondo de inversión en el que estaba parcialmente involucrado el conglomerado francés del lujo LVMH, el mismo que cobija a firmas como Louis Vuitton, Bulgari o Dom Pérignon.

Por eso la alianza de Birkenstock con Manolo Blahnik es quizás un intento de LVMH de alinear la célebre marca alemana de calzado con su lujoso porfolio.

La colección de Birkenstock y Manolo Blahnik saldrá a la venta el 24 de marzo.

Temas

Moda

 

Dos creativos ucranianos agradecen el apoyo brindado a su país con arte descargableAnteriorSigueinteMediapost renueva su propuesta de valor con soluciones 360 adaptadas al mercado

Contenido patrocinado