líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Disney+ sentencia a muerte las contraseñas compartidas

Disney+ se pone firme también con las contraseñas compartidas

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Disney+ ha anunciado que comenzará a restringir el uso de contraseñas compartidas a partir del próximo verano, siguiendo así la estela de su rival Netflix.

Primero fue Netflix quien decidió sentenciar a muerte las contraseñas compartidas y ahora es Disney+ quien decide seguir los pasos de la empresa de Los Gatos y condenar también a la horca al hábito de compartir contraseña. La plataforma de vídeo en streaming de la empresa de Mickey Mouse desea así dar fuelle a su rentabilidad.

Disney+ ha anunciado que comenzará a restringir el uso de contraseñas compartidas a partir del próximo verano. Hasta ahora al servicio de vídeo en streaming permitía a sus usuarios compartir cuenta y contraseña, pero en el futuro quienes se beneficien de una cuenta siendo ajenos al núcleo familiar principal deberán necesariamente rascarse el bolsillo y pagar su propia suscripción.

Netflix, rival directo de Disney+, comenzó a perseguir el uso de contraseñas compartidas hace aproximadamente un año y la medida ha acabado trocándose en un notable incremento en el número de suscriptores de pago.

El objetivo de Disney es que su división de streaming abandone los números rojos a finales de septiembre. En el último trimestre esta área de negocio arrojó unas pérdidas de 216 millones de dólares.

Dar el hachazo definitivo a las contraseñas compartidas podría terminar haciendo realidad el ambicioso objetivo de Disney. Sin embargo, poner palos en las ruedas a quienes acceden a Disney+ compartiendo contraseña entraña también riesgos. Al fin y al cabo, los usuarios contrariados con la medida podrían terminar dando plantón a Disney+ y mudarse a la competencia. Así y todo, la filial de Disney espera que su oferta de series y películas, muchas de las cuales están inspiradas en los universos de Star Wars y Marvel, sea suficiente atractiva para evitar la eventual fuga de suscriptores.

Disney se arroja con entusiasmo en los brazos de los videojuegos

Bob Iger, CEO de Disney, tiene además la mirada firmemente apalancada en el «gaming». El gigante del entretenimiento invertirá 1.500 millones de dólares en Epic Games, la matriz de Fortnite. Epic Games y la compañía de Mickey desean alumbrar al alimón un «universo Disney» donde sea posible adquirir videojuegos y artículos virtuales y quizás también físicos, asegura Iger en declaraciones a CNBC. Ese universo existirá de manera paralela a Fortnite, pero estará conectado a la celebérrima plataforma de «gaming». El desarrollo de ese universo podría, no obstante, demorarse varios años, admite el CEO de Disney.

En el último trimestre la división de parques temáticos y cruceros procuró de nuevo múltiples alegrías a Disney. En cambio, la sección de televisión por cable de la multinacional estadounidense, que fue otrora una generosa máquina de hacer dinero, continuó languideciendo (porque cada vez más espectadores se están mudando a las plataformas de vídeo en streaming). Como otras empresas adscritas al ramo del entretenimiento, Disney ha creado su propia plataforma de vídeo en streaming y está tolerando grandes pérdidas con tal de ponerse a la altura de Netflix, líder indiscutible en este sector.

Durante el periodo comprendido entre octubre y diciembre de 2023, la facturación de la división de televisión por cable de Disney sufrió un prolapso del 12% hasta los 2.800 millones de dólares. Y su beneficio operativo fue de 1.240 millones de dólares, un 7% menos que durante el mismo periodo del año anterior.

Por su parte, la facturación en los servicios de vídeo en streaming Disney+ y ESPN+ pegó un brinco del 14% hasta superar la barrera de los 6.000 millones de dólares. Además, que este segmento haya generado unas pérdidas operativas de 216 millones de dólares constituye una sustancial mejora en comparación con los 1.000 millones de dólares en pérdidas que arrastró hace un año.

Disney sigue adelante con su plan de ahorro de costes

La mala noticia es que en el último trimestre el número de suscriptores a Disney+ se desmoronó un 1% hasta los 111,3 millones de usuarios (frente a los 260 millones de suscriptores de Netflix). Con todo, la compañía espera un crecimiento de entre 5,5 y 6 millones de suscriptores en los próximos meses.

Si nos detenemos en la división de parques temáticos y «merchandising» de Disney, la facturación fue de 9.100 millones de dólares en el último trimestre, mientras que el beneficio operativo alcanzó los 3.100 millones de dólares.

Hace un año Iger se marcó como objetivo una reducción de costes de 7.500 millones de dólares. Y ahora parece que el ahorro podría alcanzar cotas aún más elevadas, asevera el CEO de Disney.

La facturación global de Disney fue en el último trimestre de 2023 de 23.500 millones de dólares, prácticamente sin variaciones con respecto al cuarto trimestre de 2023. Y los beneficios crecieron, por su parte, un 1,28% hasta los 1.900 millones de dólares. Según Iger, las medidas de ahorro implementadas por Disney se habrían traducido en un aumento de 500 millones de dólares en las ganancias de la compañía, cuyos títulos se dispararon ayer casi un 7% en los mercados bursátiles.

Newsletter ¡Suscríbete a nuestra newsletter! WhatsApp Sigue a MarketingDirecto.com en WhatsApp

 

El gimnasio de "softskills" que te permite desarrollar las capacidades necesarias para que te contratenAnteriorSigueintePublicis Groupe no afloja el ritmo y finiquita 2023 con un crecimiento orgánico del 6,3%

Contenido patrocinado