líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Organigrama

Un organigrama muestra la estructura interna de una organización o empresa. Los empleados y sus cargos se representan con rectángulos y otras figuras, a veces incluyen fotos, información de contacto, correo electrónico y enlaces a páginas web, íconos e ilustraciones. Esto crea una representación visual clara de la jerarquía y los rangos de todos los empleados, trabajos y departamentos que conforman la organización.

¿Para qué sirve un organigrama?

Los organigramas son muy útiles para ayudar a los empleados a saber cuál es la jerarquía empresarial y por tanto ante quién debe responder y a quiénes tiene a su cargo. Reestructurar los equipos en caso de ser necesario para un proyecto concreto. Planificar la fuerza de trabajo, es decir en qué departamentos se necesitan más trabajadores o cómo aprovechar su potencial.

Tipos de organigramas

  • Organigrama jerárquico: este es el tipo más común y da origen al sinónimo «diagrama jerárquico». En una jerarquía, un grupo de personas se encuentra en la parte superior mientras que los individuos con menos poder se ubican por debajo en forma piramidal.  En una jerarquía, por lo general, los miembros se comunican con sus superiores y con las personas que dependen de ellos.
  • Organigrama matricial: este es común en las empresas que tienen más de un director. Esta estructura combina distribuciones verticales y horizontales. Por un lado, los puestos de trabajo y departamentos se dividen según las funciones. Y, por otro lado, se encuentran las divisiones de la organización. La jerarquía se divide en dos líneas independientes que cuentan con los mismos derechos.
  • Organigrama horizontal: se despliega de izquierda a derecha: las personas con mayor jerarquía aparecen en el extremo izquierdo y las siguientes escalas jerárquicas se van desplegando hacia la derecha. Prácticamente no tiene niveles medios de gestión y, por lo general, supone dos niveles: los directivos superiores y los empleados. En empresas como esta, los trabajadores tienen más responsabilidades y están más involucrados de forma directa en la toma de decisiones.
  • Organigrama mixto: fusiona el organigrama horizontal y el vertical. Parte de un área principal que actúa como líder y se despliega de arriba hacia abajo con las diferentes áreas. De forma horizontal se despliegan los departamentos que componen cada área. Este tipo de organigrama es común en organizaciones de gran tamaño, con elevado número de empleados y divisiones.
  • Organigrama circular: tiene como eje a la persona o departamento con mayor jerarquía y a partir de él surgen los demás cargos siempre de dentro hacia afuera. Esta estructura favorece la integración entre áreas.

¿Cómo diseñar un organigrama?

  1. Establecer la cadena de mando: Es un punto esencial para compañías tanto mucho como poco jerarquizadas. Es clave para facilitar la gestión de los Recursos Humanos. Situaciones que pueden darse, como que un empleado tenga varios superiores, solo pueden resolverse adecuadamente con una cadena de mando bien definida con el objetivo de que esta persona no reciba instrucciones confusas o dispares
  2. Segmentar departamentos: Se trata de una tarea propia del análisis de puestos. Durante este proceso ya se habrá registrado en qué consiste cada trabajo y se podrán crear familias y departamentos. Estos pueden funcionar de manera independiente o conjunta y será más sencillo dirigir acciones a un grupo de empleados.
  3. Definir y asociar tareas: Es necesario asociar tareas y responsabilidades a cada grupo de empleados o departamento. Así, podrán detectarse responsabilidades que se solapan o la sobrecarga de tareas.
  4. Establecer el ámbito de control: se refiere a la amplitud de mando de una persona, es decir, al número de empleados que tiene a su cargo. Tener esto definido ayuda a conocer la dependencia o independencia de cada empleado.
  5. Visión global: es importante que te asegures de que este ofrece una visión global de la empresa, es decir de todo el equipo de personas que forman parte de ella. Es la manera más sencilla de que los empleados identifiquen toda la estructura de la organización y conozcan sus posibilidades reales de movilidad interna.
  6. Diseña el organigrama:  Se deben mostrar las relaciones empresariales de manera sencilla. Todas las personas de la organización deben comprender fácilmente el organigrama y saberlo manejar. Además, es muy importante que el organigrama sea accesible, para lo que es crucial que esté en formato digital. Es recomendable que sea interactivo.

Saber más sobre organigramas