líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Rendimiento

El rendimiento es la relación que existe entre los resultados obtenidos, los métodos que se han utilizado para conseguirlos, el tiempo empleado para ello y los recursos invertidos.

¿Para qué sirve el rendimiento?

  • Generar confianza: aporta tranquilidad y confianza a los empleados. Los indicadores, que pueden facilitarse con anterioridad a la realización de las pruebas, son ítems bastante objetivos y, precisamente por ello, reducen el riesgo de que los evaluadores incurran en sesgos que minen la credibilidad del proceso.
  • Tomar mejores decisiones: disponen de datos actualizados y fiables sobre el desempeño de los trabajadores, la maquinaria, las ventas de un producto… Esta información permite realizar un análisis más riguroso de las competencias y los resultados.
  • Garantiza la objetividad: tener datos cuantificables sobre el rendimiento de una persona o un producto, crea razones sostenibles para tomar decisiones en las distintas situaciones que pueden surgir dentro de una empresa.
  • Planes para retener el talento: los planes de carrera pueden alinearse perfectamente con la política de gestión del rendimiento, ofreciendo a los empleados claridad sobre sus perspectivas laborales en la compañía. Una parte de las promociones internas pueden encauzarse a través de los resultados de la evaluación del desempeño, al tiempo que pueden establecerse recompensas.

¿Cómo medir el rendimiento?

  • Tiempo: ¿Cada cuánto tiempo vas a medir el rendimiento? ¿Va a ser anualmente, mensualmente, trimestralmente…? En muchos casos, los objetivos que se hayan establecido son los que determinarán los tiempos y estos variarán en función de tu sector, de tu forma de trabajar, etc.
  • Realizar reuniones con frecuencia: en las que se pongan en común los logros de la empresa y se analicen los resultados que se han obtenido. Se pueden hacer por departamentos, y en ella cada trabajador debe realizar un resumen de cómo ha trabajado durante ese tiempo y qué dificultades ha encontrado.
  • Factor humano: debes tener en cuenta si tu equipo está preparado y cualificado para realizar el trabajo encomendado. Para ello puedes crear sistemas de puntuación a través del cual se evalúe su trabajo y cómo de productivo ha resultado a lo largo de un determinado periodo de tiempo.
  • Medios: También deberás preguntarte si los trabajadores tienen todas las herramientas y el tiempo necesario para desempeñar su trabajo correctamente y alcanzar sus objetivos.
  • Resultados: aquí se incluyen los ingresos, el crecimiento de la empresa, etc. Existen resultados no tangibles como por ejemplo el aumento de la visibilidad de tu negocio sobre todo entre clientes potenciales (brand awareness), que también son importantes para el desarrollo de tu empresa.
  • Evaluación por parte de los clientes: una forma muy directa e interesante de medir el rendimiento es a través de la opinión de los clientes. Estos no dudarán en darte una respuesta sincera sobre lo efectivo que es el servicio o producto que ofreces y cómo de satisfechos están con él.

Tipos de rendimiento

  • El rendimiento financiero: es la rentabilidad económica obtenida con respecto a un determinado capital invertido o actividad realizada. Calcular el rendimiento financiero permite al inversor o a la empresa saber el beneficio que le trajo la inversión. Este es la rentabilidad percibida de dicha inversión y se suele medir en base al capital invertido.
  • Rendimiento laboral: se basa en la productividad laboral de los integrantes de la firma, y tiene que ver con la medición de los resultados obtenidos por el trabajo desarrollado en un lapso de tiempo específico.

Saber más sobre rendimiento