líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Cómo nos influyen los algoritmos a la hora de votar o elegir con quién tener una cita?

Digital MarketingUnas manos con harina cocinando

La manipulación de los algoritmos

¿Cómo nos influyen los algoritmos a la hora de votar o elegir con quién tener una cita?

Un estudio de la Universidad de Deusto examina si los algoritmos pueden persuadir a las personas de forma explícita o encubierta.

En los últimos años se ha avivado el debate sobre las amenazas que puede suponer el universo online, capitaneado por los algoritmos que echan mano de la inteligencia artificial, a la hora de manipular a los usuarios.

Según Ujué Agudo y Helena Matute de la Universidad de Deusto, «es importante educar a las personas para que no confíen y sigan ciegamente los consejos de los algoritmos. También es necesaria una discusión sobre quién posee y puede usar los datos que hacen que estos algoritmos funcionen de manera eficiente». Se trata de la principal conclusión de un estudio llevado a cabo con el objetivo es examinar si los algoritmos pueden persuadir a las personas, de forma explícita o encubierta, sobre a quién votar y con quién salir.

A través de cuatro experimentos, las investigadoras encontraron que la persuasión era posible y que diferentes estilos de persuasión (explícita, encubierta) eran más efectivos dependiendo del contexto de decisión (político, citas). Cada uno de los experimentos arrancó, según recoge The Next Web, con una prueba de personalidad falsa. Cuando los participantes la completaron, les dieron un perfil de personalidad. Les dijeron que informarían al algoritmo para que este determinara los mejores resultados para ellos, pero la realidad es que todos los perfiles eran el mismo.

En el primer experimento se utilizó la manipulación explícita para que los participantes votaran por un candidato. Les mostraron imágenes de políticos ficticios y les dijeron qué candidatos coincidían con su personalidad en un alto porcentaje para después preguntarles a quien votarían. ¿El resultado? Era mucho más probable que las personas votaran por el candidato que la IA les había dicho.

En el segundo experimento se basó en la manipulación indirecta. El algoritmo eligió a cuatro políticos -de forma encubierta- y expuso sus imágenes a los participantes para que se familiarizaran con ellos. «Nuestra predicción fue que si podíamos hacer que algunos candidatos parecieran más familiares que otros a través de la mera exposición previa, los candidatos previamente expuestos atraerían de forma encubierta más votos que los candidatos de control», explican las investigadoras. Sin embargo, al contrario que su predicción, los resultados sugieren que el algoritmo encubierto no puede influir en las preferencias de voto de los participantes.

Las conclusiones de estos experimentos relacionados con la política, no obstante, difieren de los realizados en el ámbito de las citas. Cuando el algoritmo les dijo a las personas con quién serían compatibles, los participantes seguían siendo igualmente propensos a decir que preferirían salir con una pareja diferente. Sin embargo, cuando la IA permanecía oculta y aparecían imágenes específicas, era más probable que los usuarios eligieran esas imágenes.

La manipulación fue, en definitiva, demostrada por este estudio, a pesar de que sea o no más efectiva en función de los «trucos» utilizados para llegar a los usuarios.

«Las empresas de inteligencia artificial pueden probar tantas hipótesis como deseen, y con muestras tan grandes como deseen, hasta que encuentren los algoritmos más persuasivos. Por lo tanto, su capacidad para influir en las decisiones, tanto de forma explícita como encubierta, es ciertamente mucho mayor de lo que se muestra en la presente investigación», finalizan las expertoas.

 

La industria publicitaria alemana planta cara a Apple y a su ATT con una demanda por abuso de poderAnteriorSigueinteGalletas Gullón trae mucho sabor y ZERO azúcares con su primera campaña integral

Contenido patrocinado