E-Mail Marketing

¿Por qué no acepta que en el email marketing menos es más? Vea lo que quiere el usuario

email¿Cuántos correos electrónicos puede recibir al día? Estamos inundados por una cantidad cada vez más ingente de emails. Unos más importantes que otros que pasan desapercibidos para nuestra selectiva y limitada atención.

Los usuarios pierden mucho tiempo seleccionando los emails que realmente les interesan. Recurren a herramientas que realicen esta tarea por ellos e incluso algunos, cuentan con varias direcciones de correo lo que multiplica la cantidad a la que tienen que hacer frente.

Esto nos ha llevado a una situación en la que los usuarios cada vez son más propensos a ignorar los correos que reciben por lo que son ya bastantes las voces que se han alzado pronosticando la muerte de este servicio (o al menos tal y como lo conocemos).

Pero debemos tener una cosa clara: el problema no es el email sino la forma en la que las empresas lo están utilizando. Lo que le vamos a decir seguramente le parezca una obviedad pero a muchos aún se les olvida: si su marca envía una gran cantidad de correos a sus usuarios no espere más que convertirse en una molestia para los mismos.

En el lado contrario encontramos que, ejecutar una campaña en la que se envíe un menor número de emails a un reducido grupo de receptores, puede desembocar en un aumento de sus ventas. Esto nos sitúa ante una conclusión bastante sencilla de entender: menos es más.

El secreto reside en trabajar a fondo la estrategia. Los “marketeros” tienen que personalizar los mensajes yendo más allá del manido “Estimado…”. Aquí juega un papel vital el contexto. ¿Cuántas veces ha recibido promociones o descuentos que nada tienen que ver con sus intereses?

Un claro ejemplo de cómo hacer esto es L’Occitane, marca de productos de lujo con presencia global que cuenta con clientes en 90 países. Hasta que la compañía no decidió mejorar su estrategia de marketing, la información con la que contaba sobre sus clientes se extendía a través de varias bases de datos. Al no haber una coordinación entre el correo electrónico y el directo, la experiencia del cliente no era coherente.

Con su nueva campaña, la compañía ha consolidado cuidadosamente los datos de sus clientes y ha conseguido lanzar más de 20 campañas específicas. La marca actúa con el conocimiento necesario de sus usuarios para atraerlos a sus tiendas mediante el uso de cupones personalizados. Una vez que este acude a la tienda, la marca ya conoce su historial y hábitos de compra por lo que la experiencia gana en valor.

Hasta la fecha, la campaña ha aumentado la frecuencia de compra hasta un 18% y los ingresos reportados a través de correo electrónico han crecido hasta un 40%. En resumen, las nuevas campañas han conseguido resultados cuatro veces mejores que con el antiguo sistema.

Ahora seguro que se está preguntando cuál es la mejor técnica para recopilar información sobre sus clientes. Olvídese de complicados mecanismos y apueste por preguntar directamente a sus clientes sobre sus preferencias. Tenga en cuenta que si ya han optado por recibir correos promocionales estarán dispuestos a compartir algunos datos sobre ellos. No olvide la importancia que representan los datos recogidos de forma automática donde el principal error es que no sabemos optimizarlos al máximo.

El email marketing se encuentra en un punto de inflexión en el que es casi más importante saber cuándo no debe enviar un correo que cuándo hacerlo. No olvide que se trata de contar una historia para que el cliente nos sienta cercanos. Basta con enviar el mensaje correcto a la persona adecuada.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir