Marketing

Marketing y Comunicación

El éxito en marketing pasa, única y exclusivamente, por dejar de rechazar lo obvio

Una estrategia de marketing que no tiene en cuenta la creatividad y piensa más allá del presupuesto que tiene difícilmente conseguirá despertar el interés de los consumidores.

realidadLa industria del marketing tiene un grave problema. Y es que consigue transformar las cosas más obvias en conceptos difícilmente comprensibles.

Los marketeros tienen que redefinir su forma de pensar y focalizar sus esfuerzos en hacer de lo obvio algo más obvio.

El primer paso para lograrlo es entender que en la comunicación marketera no existen los absolutos. Solo encontramos probabilidades y más probabilidades.

Motivo por el que trabajo de esta comunicación pasa por evaluar esas probabilidades.

Es necesario considerar todas las alternativas que se plantean para escoger la que consideramos que puede tener un mayor número de posibilidades de erigirse como el camino a seguir para la consecución de los objetivos marcados dentro del presupuesto que tenemos.

El segundo de los principios de la comunicación en marketing es entender los límites inherentes a las acciones que realizamos.

Tal y como señala Bob Hoffman en Ad Contrarian, “no tenemos tanto poder para crear grandezas comerciales como el que creemos que tenemos”.

No hay una fórmula mágica

Nos encontramos en un escenario en el que existen demasiados factores que escapan a nuestro control: producto, precio, distribución, empleados o mensaje por citar alguno de ellos.

“Tenemos que ser realistas en los límites que el mensaje encuentra a la hora de transmitir cuando se trata de un producto mal hecho o con defectos de diseño”.

El tercer principio puede que sea el más obvio. En marketing, la fórmula mágica del éxito suele encontrarse a simple vista.

Las marcas que se sitúan en el centro de la atención de los consumidores son las que tienen mayores posibilidades de alcanzar el éxito.

Por esta razón, las comunicaciones en el terreno del marketing deben tener el objetivo de encontrar el foco de atención.

De esta última premisa parte la obsesión de la industria de apostar por acciones cada vez más personalizadas. El problema es que esta personalización está mal orientada.

¿Cómo se consigue el éxito?

Sabemos que la precisión es un gran aliado a la hora de generar respuestas directas. Pero somos conscientes también de que las estrategias de respuesta directa tienen una probabilidad muy baja de generar la atención generaliza que necesitan las marcas.

Y es que ser el foco no es una garantía de éxito, pero contribuye bastante.

Existen muchas posibilidades para estar en el centro de atención. Pero lograr una gran visibilidad no es una tarea fácil y lamentablemente las probabilidades de convertirse en nuevos Amazon o Google son bastante bajas.

Pero que esto no le desanime. Cierto es que no existe una fórmula mágica para conseguir visibilidad que se traduzca en éxito.

Su trabajo pasa por encontrar la estrategia más probable para lograrlo trabajando con el presupuesto con el que cuenta.

Un camino que no podrá recorrer sino va de la mano de la creatividad. Independientemente de la estrategia que utilice o los medios que emplee, nada le brindará más posibilidades de convertirse en el foco de atención que una idea creativa.

No hay nada que cree una mayor probabilidad de alcanzar una alta visibilidad que la creatividad.

A lo largo de estas líneas se habrá dado cuenta de que todo lo expuesto resulta bastante obvio. Y ese es el problema que planteábamos al inicio.

Nos empreñamos en no ver lo que está ahí cegados por la los falsos ídolos de las creaciones mastodónticas.

Y estas, lo único que seguro le reportan sin aplicar lo expuesto, es el gasto de su presupuesto.

Te recomendamos

Dmexco 2019

Miami Ad School

Outbrain

T2O

Compartir