Medios

¿Cuál es el futuro de la televisión tradicional?

Netflix, Amazon o Facebook ponen contra las cuerdas a la agotada televisión tradicional

Los peores temores se han confirmado. De acuerdo a los últimos datos ofrecidos por eMarketer, la televisión por cable perderá este año nada más y nada menos que 22 millones de personas en Estados Unidos. Y la culpa la tienen las nuevas formas y plataformas para consumir contenidos.

En caso de cumplirse estos pronósticos estaríamos hablando de un descenso un 33% por encima de los 16,7 millones de personas que se dieron de baja de la televisión por cable en Estados Unidos en 2016.

Este modelo de televisión se ha quedado obsoleto ante el avance de los nuevas formas de consumo desarrolladas por plataformas como Netflix, Amazon o Hulu. Estos ofrecen televisión a la carta que el consumidor puede consumir cómo, cuándo y dónde quiera.

Un nuevo concepto de televisión en streaming que encaja a la perfección con las generaciones más jóvenes. Estas están acostumbradas a navegar por internet para realizar prácticamente cualquier actividad y al consumo de contenidos vía móvil.

Actualmente en Estados Unidos Netflix cuenta ya con más suscriptores que la televisión por cable. De acuerdo a los datos ofrecidos por el estudio de Ericsson del que se hacen eco en el diario El Mundo, en 2020 en España la mitad de la televisión ya se verá a través del móvil.

Con todos estos datos en la mano queda claro que ese espectador que se sentaba frente al televisor a la espera de lo que esta quisiera ofrecerle al pasado a mejor vida.

Una apreciación que se refuerza con las conclusiones de un reciente estudio elaborado por Nielsen recogido por El Mundo. Según este vemos que, en Estados Unidos, los jóvenes con edades comprendidas entre los 12 y los 17 años han disminuido su consumo de televisión un 47%.

Un porcentaje que se incrementa hasta el 48% en el caso de los jóvenes de entre 18 y 24 años y que se sitúa en el 39% en el caso de los estadounidenses con edades comprendidas entre los 25 y los 34 años.

Tan sólo vemos incrementos en el consumo de televisión entre las mayores franjas de edad. De esta forma apreciamos un crecimiento del 2% en 2016 respecto a 2010 entre los adultos de entre 50 y 64 años, y de un 16% entre los que superan los 65 años de edad.

Pero esto no es todo. El gran reto de la televisión tradicional aún está por llegar. Cierto es que las citadas plataformas como Netflix, Hulu o HBO están cambiando radicalmente el panorama. Pero es solo el principio.

Amazon, Facebook y Twitter van a competir con las grandes cadenas por los derechos de emisión de los grandes eventos deportivos y las ligas. Algunas informaciones como las declaraciones de Ed Woodward, vicepresidente del Manchester United, indican que Amazon y Facebook tienen en mente pujar por los derechos en streaming de la Premie League.

Pero no hace falta que nos vayamos muy lejos. En España Facebook ya ha realizado algunas pruebas con la emisión de partidos de la Liga de LFP.

Nos encontramos en una época de cambio. Resulta complicado establecer cuáles van a ser las consecuencias reales y determinar si estas nuevas apuestas funcionarán realmente o estamos ante tendencias pasajeras de consumo. Lo que está claro es que hay que adaptarse a los tiempos que corren y estar donde se encuentran las audiencias.

Y más si hablamos en términos de inversión publicitaria. El pasado año en Estados Unidos la televisión se hizo con el 36,6%. El porcentaje previsto para 2017 se sitúa en el 34,9% y el pronóstico para 2021 puede encontrarse por debajo del 30%.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir