líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Los mensajes privados de Elon Musk sobre Twitter o cómo para las élites miles de millones son

Social Media MarketingEn los últimos días han visto la luz los mensajes privados de Elon Musk sobre la compra de Twitter

Salen a la luz los mensajes privados de Elon Musk sobre la compra de Twitter

Los mensajes privados de Elon Musk sobre Twitter o cómo para las élites miles de millones son "calderilla"

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Los mensajes privados de Elon Musk sobre la adquisición de Twitter ofrecen un insólito retrato de las élites al otro del lado del charco.

Los mensajes privados de Elon Musk sobre la cacareada adquisición de Twitter han visto la luz como parte de la batalla judicial que mantienen en los tribunales el empresario sudafricano y la compañía por lo que ofreció hace unos meses 44.000 millones de dólares (y de la que ahora abjura por completo)

Tales mensajes, que no tienen desperdicio, ofrecen un insólito retrato de las élites al otro del lado del charco. En el transcurso de las negociaciones para echar el lazo a Twitter Musk mantuvo línea directa con insignes personalidades como Jack Dorsey, cofundador de la red social del pájaro azul, Marc Benioff, fundador de Salesforce, Reid Hoffman, fundador de LinkedIn, el conocido «podcaster» Joe Rogan o la periodista Gayle King.

En los textos que ahora se han hecho públicos inversores extraordinariamente acaudalados ofrecen a Musk asistencia valorada en varios millones de dólares para ayudarle a completar la adquisición de Twitter (y quizás así dar fuelle a su ya propia influencia en el plano personal y corporativo).

Los mensajes privados de Elon Musk sobre la adquisición de Twitter dan cuenta del ferviente interés de buena parte de las élites por liberar a esta red social del yugo de la censura y convertirla en una plataforma más abierta. Antes de que Musk hiciera pública su oferta de 44.000 millones de dólares por Twitter, Marc Benioff envió al CEO de Tesla un críptico mensaje en el que se refería a la red social como un «sistema operativo conversacional».

Amigos personales de Musk como Reid Hoffman llegaron a comprometerse a agasajar al sudafricano con 2.000 millones de dólares para asistirle en la adquisición de Twitter.

El juicio al calor del cual se han hecho públicos los mensajes privados de Musk sobre la compra de Twitter se iniciará el próximo 17 de octubre en un tribunal de Delaware.

Tras rubricar el acuerdo para la adquisición de Twitter, Musk fue confrontado con toda una plétora de consejos (en modo alguno solicitados) sobre la posible composición de la junta directiva de la red social. A Musk le propusieron nombres como Oprah Winfrey o Bill Gurley para unirse al consejo de dirección de Twitter.

Decenas de multimillonarios se ofrecieron a Elon Musk para ayudarle a completar la transacción de Twitter

Otra personalidad que se puso en contacto con Musk tras anunciar su intención de comprar Twitter fue el filósofo y fundador de un movimiento adscrito a la corriente del altruismo Will MacAskill, que propuso al CEO de Tesla conversar con el multimillonario y filántropo Sam Bankman-Fried con vistas a una potencial colaboración valorada entre 1.000 y 3.000 millones de dólares.

Brindó asimismo ayuda a Elon Musk el cofundador de Oracle Larry Ellison, que contribuyó, de hecho, a la adquisición de Twitter poniendo 1.000 millones de dólares sobre la mesa.

Entabló también contacto en Elon Musk en el transcurso de los últimos meses Mathias Döfner, CEO del grupo mediático alemán Axel Springer, que animó al CEO de Tesla a adquirir Twitter y se ofreció incluso a dirigir la red social en su lugar. «Sería una contribución real a la democracia», aseguró Döpfner.

Intercambió igualmente mensajes con Elon Musk el cofundador de Twitter Jack Dorsey, que urgió al sudafricano a levantar los cimientos de una nueva plataforma. «Twitter no puede ser una compañía. Por eso lo dejé», aseveró Dorsey. «Creo que Twitter debería ser un protocolo de código abierto financiado mediante una fundación que no sea propietaria del protocolo y que se limita a hacerlo avanzar», añadió Dorsey.

Los mensajes privados intercambiados entre Elon Musk y otros multimillonarios demuestran cómo una pequeña élite acaudalada es capaz de poner miles de millones de dólares sobre la mesa para adquirir una empresa utilizada cada día por centenares de millones de personas para informarse (y esquivar también las ubicuas «fake news»).

Lo que parece claro es que las élites que se mostraron prestas a ayudar a Musk a adquirir Twitter no lo hicieron tanto para engordar sus propias fortunas personales como para convertir esta plataforma en un paraíso de la libertad de expresión y utilizarla como una suerte de megáfono (para sus propios intereses por supuesto).

 

Unidad Editorial ficha a Javier García Pagán, hasta ahora Country Manager en Twitter EspañaAnteriorSigueinteShowHeroes Group y Annalect lanzan su estudio "Contexto vs Target Group"

Contenido patrocinado