líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Tokyo 2020: el poder de las redes sociales en los Juegos Olímpicos

Social Media MarketingSímbolo de los Juegos Olímpicos

Juegos Olímpicos: Así fue el impacto en redes sociales de Tokyo 2020

Tokyo 2020: el poder de las redes sociales en los Juegos Olímpicos

SAMY realiza un estudio para dar a conocer el impacto real sobre algunos de los puntos más comentados de los Juegos Olímpicos.

El pasado 8 de agosto se llevó a cabo la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos Tokyo 2020. Una edición que ha quedado marcada por las circunstancias actuales, pero también por el peso de grandes momentos y una gran y activa conversación en redes sociales.

SAMY, la alianza de agencias experta en social listening y data ha realizado un pequeño estudio que da a conocer el impacto real de algunos puntos álgidos de los JJOO. Para ello se ha centrado en la red social más enfocada en la conversión, que es Twitter, además de tener en cuenta datos generales de otras redes que aportan una visión global.

«Gracias a la escucha social, podemos medir aquellos temas que han generado un sentimiento más negativo o positivo, los que más interacciones y menciones han generado y cómo ha percibido en general la audiencia los Juegos Olímpicos y sus momentos más destacados», Paula Irigaray, Head of Insights & Business Development de SAMY.

1. Sin público físico pero con una gran presencia online

Que han sido unos juegos peculiares es algo que no se le escapa a nadie. La pandemia ha obligado a que se celebrarán en 2021 en lugar de 2020, no han tenido público, lo cual conlleva pérdidas para el país nipón y, sin embargo, han sido unos juegos con gran presencia en redes. Tokyo 2020 además ha sido la primera edición en presentar competiciones como la de kárate, escalada o skateboard, iniciando la era en la que el país hospedador puede definir algunas de las competiciones y prescindir de otras.

2. La importancia de la salud mental

La importancia de hablar de la salud mental y generar conciencia sobre ella está representado por el pico de conversación sobre salud mental tras la retirada temporal de los juegos de Simone Biles, la favorita de EEUU.

La conversación sobre la salud mental generó una cantidad de menciones, tanto negativas como positivas, que tuvo un impacto en medios, los cuales se hicieron eco de cómo afecta la presión en la salud mental no solo de deportistas de élite, sino de profesionales y en especial, considerando la situación actual tanto social como
económica, y cómo ésta afecta a los jóvenes.

Destaca, por esto mismo, que el término de «mental health» sea sin duda uno de los más usados a nivel internacional en relación a los juegos de Tokyo 2020.

3. Visibilidad frente a la discriminización y el colectivo LGTBIQ+

La salud mental no ha sido el único punto clave de estos juegos. La visibilidad LGBT+ ha sido otro de los temas más comentados.

Cuando hablamos de la comunidad LGBTIQ+ en el mundo del deporte olímpico sin duda una de las voces más destacadas es la de Tom Daley, el saltador de trampolín británico que siempre ha sido muy claro en cuanto a su sexualidad y muy vocal frente a la discriminación contra el colectivo.

Su poderoso statement «I am a gay man and also an Olympic champion» (soy un hombre gay y también un campeón olímpico) ha resonado con fuerza por todo lo que representa.

También ha habido voces negativas en cuanto a la representación LGBT+ por parte de los colectivos más conservadores, especialmente cuando se hablaba de deportistas trans. No obstante, muchos otros mostraban su apoyo a la comunidad trans en general y los más entendidos recordaban a las masas que una de las mediciones médicas que se lleva a cabo en los juegos es la de la testosterona.

Además, en estos juegos ha habido representación no binaria, algo que también ha recibido críticas negativas por parte de aquellos que criticaban la participación del colectivo trans.

4. Los juegos olímpicos más jóvenes

Tokyo 2020 ha estado marcado también por la cantidad de competidores menores de 18 años. Destaca especialmente la reciente añadida competición de skateboard, donde los podios han sido ocupados por algunas de las deportistas más jóvenes de la historia.

Rayssa Leal, Momiji Nishiya o Sky Brown, entreo otros, son jóvenes deportistas que han dejado su marca por su resiliencia, su deportividad, su profesionalismo y su compañerismo frente a los representantes de otros países.

5. Los olímpicos, nuevos influencers

En los Juegos Olímpicos, los aficionados contemporáneos no sólo animan a los atletas de su país, sino también a sus influencers y estrellas de las redes sociales. El atleta paralímpico estadounidense Hunter Woodhall cuenta con 2,6 millones de seguidores en TikTok; la jugadora estadounidense de voleibol April Ross está en la plataforma Cameo; y Tom Daley ha documentado su viaje a Tokio, donde acaba de ganar una medalla de oro, para sus 900.000 suscriptores de YouTube.

Y es que son muchos los deportistas que han ganado followers internacionales gracias a ser descubiertos de forma global durante los juegos, llegando a ganar de la noche a la mañana miles de followers.

El kárate, el skateboard, la escalada deportiva y el surf -todos ellos deportes que resuenan en un grupo demográfico más joven- contribuyeron sin duda a impulsar el tráfico hacia TikTok. Las ganadoras del podio de patinaje callejero femenino tenían 13, 13 y 16 años, y la medallista de plata, la brasileña Rayssa Leal, tiene 3,4 millones de seguidores en TikTok, la mitad de sus 6,5 millones de seguidores en Instagram.

Además de aumentar la actividad en los perfiles de los deportistas, ha sido el perfil oficial de los JJOO el que se ha disparado con más de tres mil millones de visualizaciones de vídeos relacionados con su reto #EspírituOlímpico. Es más, las cuentas oficiales de TikTok, Instagram, Facebook, Twitter y Weibo generaron 3.700 millones de interacciones, alcanzando combinadas un total de 75 millones de seguidores.

6. Compañerismo entre las nuevas generaciones

Se ha señalado la buena relación general entre deportistas, los gestos de solidaridad, y las celebraciones como amigos de los triunfos ajenos.

Ejemplo de ello fue la decisión de compartir la medalla de oro entre Qatar e Italia en salto masculino con pértiga o las nadadoras estadounidenses celebrando el oro y récord mundial de la sudafricana Schoenmaker como propio.

nadadoras juegos olímpicos

7. Diversión popular

La cultura popular y los shows favoritos de muchos también se han colado en las competiciones. Sin duda un punto que muestra que las nuevas generaciones no tienen miedo a mostrar sus pasiones y a darle un toque divertido a la competición.

Los fans de «Avatar: the last airbender» han sido sin duda los más comentados, habiendo tenido el show una representación de lo más llamativa tanto en windsurf como en natación sincronizada, gracias al representante de Países Bajos y las representantes mexicanas. Kiran Badloe decidió decorarse el pelo con la característica flecha azul de los airbenders, los maestros del viento de la serie animada Avatar, enseñando que el viento estaba de su parte en la competición. Realmente lo estaba, se llevó el oro en la categoría RS:X.

8. Tendencias más gamberras

No todos los momentos en los JJOO son lo que puede describirse como «wholesome» ya que ha habido memes nuevos y otros reincidentes, como la cara de los saltadores de trampolín, que es ya un clásico.

Dentro de esto han destacado sin duda dos puntos en concreto, uno que explicaría la subida de followers de algunos de los atletas y otro que muestra el porqué es necesario tener empatía a la hora de hablar de otros.

Del primero podemos destacar como diferentes países han encontrado su atractivo en competidores, despertando su interés en otros lugares, vecinos o lejanos, que seguramente acabarán por definir sus viajes futuros, en cuanto estos puedan hacerse reales.

Un ejemplo es el del karateka español Damián Quintero, que tras su paso por las olimpiadas ha alcanzado los 149.000 seguidores, llenando sus posts de comentarios en diferentes idiomas. El atleta ha despertado pasiones especialmente en el país nipón, ganando miles de fans pertenecientes al mismo.

En la otra cara de la moneda encontramos a Novak Djokovic. El serbio fue preguntado por la presión a la hora de competir, algo que muchos relacionaron con la salida temporal de los juegos de Simone Biles y él respondió que la presión es positiva y que hay que aprender a gestionarla… para días más tarde tener un arranque de ira durante el partido en el que se jugaba el bronce.

Estos desafortunados comentarios, en los que él se refería no obstante a él mismo y no en referencia a la estadounidense, desencadenaron una lluvia de memes en las redes sociales.

Nota de prensa.

 

Tesla presenta su nuevo "pelotazo": un robot humanoide para acometer tareas aburridas y peligrosasAnteriorSigueinteDMEXCO @home lanza su nueva plataforma digital para asistentes online

Noticias recomendadas