Gente

Marc Benioff quiere que Silicon Valley se reconcilie con la ética

Marc Benioff, el hombre bueno de Silicon Valley

Marc Benioff, fundador de Salesforce, una de las empresas más exitosas de Silicon Valley, desea hacer del valle más tecnológico del planeta un lugar más ético y moral.

marc benioffCuando la noche se cierne sobre San Francisco, sus habitantes pueden deleitarse contemplando en todo su esplendor el que aspira a convertirse en uno de sus símbolos más icónicos de la ciudad californiana.

Bañada en luz azul la cumbre del imponente rascacielos de Salesforce mira hacia arriba como queriendo fundirse con el firmamento. La cúpula del que es ya es edificio más alto de San Francisco con 326 metros de altura refulge con fuerza sobre el próspero distrito financiero de la ciudad, donde las empresas de capital de riesgo de Silicon Valley cierran acuerdos, sobre los “sin techo” que se guarecen bajo los tejados del barrio de Tenderloin, y sobre el vecindario South of Market, donde startups de nueva hornada maceran sus sueños con la esperanza de verlos convertidos en realidades.

El grandioso rascacielos que da cobijo a Salesforce, una empresa de software con el foco puesto en el CRM, encarna la fenomenal ambición de Marc Benioff, su fundador.

La criatura de Benioff, de 53 años, da empleo a 8.400 personas, más que ninguna otra compañía en San Francisco.

Benioff se contempla a sí mismo como una suerte de faro que pretende iluminar los problemas que el mundo tiene enredados en torno al pescuezo. Al fundador de Salesforce le preocupa hondamente el medio ambiente y la “crisis de confianza” en la está sumida, a su juicio, la industria tecnológica.

Hace unos meses el multimillonario estadounidense decidió apartarse del día a día de la compañía que fundó hace 20 años. ¿Su objetivo? Tener más tiempo para reforzar su posición de caudillo de la moral en Silicon Valley.

Con la reciente adquisición de la revista Time Benioff parece querer asegurarse de que su influencia se proyecta más allá del ramo tecnológico. Por la emblemática publicación Benioff y su esposa Lynne han desembolsado 190 millones de dólares.

Que un multimillonario oriundo de la galaxia “techie” tenga a bien posar sus ojos en un medio de comunicación no es novedad ni mucho menos. En 2013 Jeff Bezos, CEO de Amazon, adquirió el diario The Washington Post por 250 millones de dólares.

En una era marcada por las “fake news”, las que emergen a borbotones de Facebook y Twitter, las personas están necesitadas que nunca de fuentes informativas de confianza. Así lo cree al menos Benioff, que el pasado mes de enero, esgrimiendo el potencial adictivo de ambas plataformas 2.0, llegó a compararlas con la industria tabacalera y reclamó una mayor regulación para ellas, según recoge Handelsblatt.

Desde el punto de vista de Benioff la industria tecnológica está en crisis y los males que la acucian están lejos, muy lejos de solventarse. “¿Podemos confiar en las redes sociales?”, se preguntaba el fundador de Salesforce hace unos días en una entrevista concedida a San Francisco Chronicle. “¿Estamos siendo manipulados por los bots?”, apostillaba.

Benioff y su esposa no prevén inmiscuirse en el devenir periodístico de Time. Aun así, con la adquisición de Time, que en los últimos meses ha alumbrado portadas críticas y rebosantes de ironía sobre Donald Trump, Benioff puede ganarse potencialmente un nuevo enemigo: el actual inquilino de la Casa Blanca. Como propietario de The Washington Post (muy crítico con el actual ejecutivo estadounidense) Jeff Bezos es, por ejemplo, objeto de lacerantes críticas por parte del presidente de Estados Unidos.

Benioff tiene, no obstante, experiencia lidiando con adversarios particularmente temibles. Legendario es su enfrentamiento con el fundador de Oracle Larry Ellison, el que fuera su mentor y amigo. Benioff inició su carrera en Oracle y trabajó allí durante 13 años.

La amistad entre ambos se quebró cuando Ellison y Benioff comenzaron a competir en el universo de la computación en la nube. Benioff decidió entonces cortar amarras con Ellison, no se dejó amedrentar por su poderoso mentor, en 2004 su empresa debutó en la bolsa y con apenas 25 años el fundador de Salesforce era ya millonario.

Actualmente Salesforce puede jactarse de ser una de las empresas más exitosas de Silicon Valley. En el transcurso de los últimos doce meses los títulos de la compañía han pegado un brinco de más de un 66%.

En los círculos económicos Benioff cuenta con una auténtica legión de fans. Paul Polman, CEO de Unilever, tiene por ejemplo el pleno convencimiento de que Benioff es líder a la hora de poner sobre la mesa punzantes preguntas de índole moral sobre la digitalización. Polman asegura no haber conocido jamás a un directivo que se enfrente a los problemas digitales con la fenomenal visión de la que hace gala el fundador de Salesforce.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir