Anunciantes

Los anunciantes cada vez toleran menos el fraude publicitario

El fraude publicitario es una realidad cuyo temor ha ido aumentando a medida que se han ido volviendo más sofisticados y lo toleran cada vez menos. Además, la industria no está del todo segura del costo total del fraude para el ecosistema de publicidad digital.

"La detección de fraude y las herramientas de prevención han avanzado, como también lo han hecho las longitudes con las que los partidos van a engañar a los compradores", señaló la analista de eMarketer, Lauren Fisher, autora de un nuevo informe sobre el tema.

Además, en febrero de 2017 Adobe Digital Insights Summit Survey (EEUU) descubrió que la mitad de los encuestados citaron preocupaciones determinadas como la seguridad de la marca, la visibilidad y el fraude publicitario, a lo que señalaba como los retos principales de la compra de medios.

"El fraude es un problema que preocupa mucho, pero es difícil calcular concretamente su impacto financiero. Por un lado, ninguna fuente sabe auditar cada impresión de anuncios de pantalla, ni los medios técnicos para detectar todas las formas de fraude, algo que de una manera u otra sigue creciendo, tanto en alcance como en sotisficación", señaló Fisher.

Los anunciantes de EEUU ven diferentes niveles de fraudes según dónde compran sus medios, los formatos o las herramientas de prevención de fraudes. Los anunciantes suelen ver determinados casos más altos que otros de fraude publicitario en áreas de mayor valor, como es el caso de los móviles o los vídeos.

Conforme hay más fraudes, los anunciantes y vendedores legítimos, así como las organizaciones industriales siguen presionando con mayor responsabilidad a los que continúan permitiendo su presencia en el ecosistema. De hecho, más de uno de cada cinco vendedores digitales de EEUU (el 18%) tenían en julio de 2016 una política de tolerancia cero cuando se trataba de fraude publicitario. Por su parte, el 50% de los encuestados consideró que un nivel menor al 5% era aceptable, mientras que el resto estaba dispuesto a tolerar niveles del 5% o incluso más.

Así, a pesar de que la mayor parte de los anunciantes aceptan el fraude como algo inevitable, la tolerancia a su presencia esta disminuyendo, por lo que cada vez se aguanta menos, y los anunciantes toman más medidas.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir