Anunciantes

Así planta cara McDonald's al coronavirus en Estados Unidos

McDonald's trata de comerse con patatas al coronavirus reinventando su negocio

McDonald's ha clausurado los comedores de sus restaurantes en Estados Unidos para enfocarse al "delivery" y a la recogida de pedidos en sus mostradores "drive-in".

mcdonaldsEn vista de la alarmante propagación del coronavirus al otro lado del charco McDonald's ha decidido dar una vuelta de tuerca a su modelo de negocio en Estados Unidos.

La célebre marca de los arcos amarillos ha decidido cerrar completamente al público el área destinada a los comedores en sus restaurantes estadounidenses. Y dejarán asimismo de estar operativas las zonas de recreo para niños y las máquinas de autoservicio para bebidas.

Quienes deseen seguir disfrutando de las sabrosas viandas de McDonald's deberán recogerlas en los mostradores "drive-in" de sus establecimientos y solicitar directamente su envío a domicilio.

Los clientes que no dispongan de restaurantes con servicio "drive-in" en las proximidades de su domicilio podrán recoger asimismo la comida en el punto de venta, cuyos comedores estarán, no obstante, clausurados.

Tales regulaciones son de forzosa aplicación única y exclusivamente para los restaurantes directamente operados por McDonald's. Aun así, la multinacional ha urgido a su franquiciados estadounidenses a tomar idénticas medidas. El objetivo es reducir al máximo el contacto social para evitar eventuales contagios de coronavirus.

En Estados Unidos las cadenas de comida de rápida se están reconvirtiendo en servicios "take-away"

Algunos rivales de McDonald's en el ramo "fast food" han tomado también medidas similares ante la creciente pujanza la pandemia del COVID-19 en tierras estadounidense.

Starbucks bajará la persiana en regiones de Estados Unidos particularmente azotadas por el coronavirus. Y clausurará asimismo durante un periodo de dos semanas sus cafeterías sitas en centros comerciales y universidades.

Otras cadenas han optado, al igual que McDonald's, por reconvertirse en servicios "take- away". Es el caso, por ejemplo, de la cadena de hamburgueserías Shake Shack, con fama en Estados Unidos de ser la cumbre del "hispterismo".

Bastante más desolador es el panorama en España, donde en virtud del estado de alarma decretado la semana pasada por el gobierno las cadenas de comida rápida han tenido que cerrar sus puertas al público, si bien tienen la opción de seguir repartido pedidos a domicilio.

Así y todo, McDonald's ha tomado la determinación de suspender también su servicio de "delivery" y está barajando un ERTE. Por su parte, Burger King ha consumado ya un ERTE que afecta a toda su plantilla, integrada por 14.000 personas.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir