líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las 5 C del

Marketing de Contenidos Sponsored by OutbrainEl copyrwriting es esencial en el content marketing

Las claves del "copywriting" en el content marketing

Las 5 C del "copywriting" que añaden sabrosura al content marketing

En el "copywriting" desarrollado al calor del content marketing es muy útil la fórmula de las 5 C que desgranamos a continuación.

Dicen algunos que el arte del «copywriting» es libre y ajeno a las ataduras por naturaleza y que no se atiene, por ende, a ninguna regla que trate de constreñirlo.

Sin embargo, lo cierto es que la escritura, totalmente esencial en el content marketing, se ejercita a menudo mejor con la ayuda de fórmulas que, sin ser reglas en el estricto sentido de la palabra, se lo ponen algo más sencillo a quienes tratan de poner en negro sobre blanco sus ideas (y comunicarlas por supuesto de manera adecuada a la audiencia).

En el «copywriting» desarrollado al calor del marketing de contenido es, por ejemplo, muy útil la fórmula de las 5 C, cuyos ingredientes desmenuza a continuación Robert W. Bly en un artículo para Entrepeneur:

1. Claro

Aquello que escribimos debe resultar claro para todo el mundo que tenga a bien leerlo (y no solo para el director de marketing o el product manager).

Y no basta además con escribir para que nos entiendan, debemos escribir también para evitar potenciales malentendidos.

La claridad en el «copywriting» está a menudo emparentada (aunque no necesariamente) con las palabras cortas y las frases y los párrafos breves y sucintos. Se trata de un recomendación en todo caso sensata, puesto que redunda en la legibilidad del contenido.

Así y todo, la claridad en la escritura emerge sobre todo y ante todo de la claridad en el pensamiento. Si no entendemos al 100% aquello de lo que estamos escribiendo, la escritura será probablemente endeble, farragosa y obtusa.

Además, si entendemos los temas que abordamos en el content marketing, conoceremos también probablemente a la audiencia a la que nos dirigimos y sabremos con más claridad las ideas que queremos hacerles llegar.

2. Conciso

Conciso y breve no son necesariamente conceptos sinónimos. Cuando hablamos de brevedad, ponemos en realidad el acento en algo «corto», por lo que si queremos ser breves, deberíamos simplemente reducir el número de palabras empleadas en nuestros textos hasta conseguir la longitud deseada.

Escribir de manera concisa implica dar cuenta de la historia completa con el menor número posible de palabras evitando en la medida de lo posible las redundancias y las divagaciones.

3. Cautivador

No basta con alumbrar contenidos fáciles de leer. Lo que escribimos debe ser también interesante, cautivador y de naturaleza informativo. ¿El objetivo? Que el lector no quite ojo al texto que tiene frente a sus ojos o que al menos se sienta lo suficientemente motivado para escanearlo y extraer sus principales ideas.

En muchos casos el contenido no resulta suficientemente cautivador para la audiencia porque interesa meramente a quien lo escribe y no tanto al target.

Puede que los marketeros estén obsesionados con sus productos y servicios, pero el consumidor no lo está y busca sobre todo y ante todo solventar sus propios problemas, necesidades, miedos, preocupaciones, retos, intereses y necesidades.

Cuanto más enfocado esté el contenido al target, más revestido estará probablemente de interés. Al fin y al cabo, el producto solo es interesante si está emparentado directamente con las preocupaciones y los deseos de la audiencia.

4. Creíble

Vivimos lamentablemente en la era de escepticismo. Y en consecuencia la audiencia se siente poco inclinada a creer lo que dicen los marketeros porque creen que lo que dicen está encaminado de manera impepinable a la venta.

Afortunadamente hay unas cuantas maneras de echar abajo el escepticismo de la audiencia y disipar sus dudas.

Una forma de lograrlo es publicar mucho contenido. Puede que la audiencia desconfíe de la publicidad, pero mira con mucho menos recelo la información alojada en páginas webs, «white papers», blogs y revistas.

Publicar contenido de manera activa en un determinado nicho redunda en la credibilidad del autor. Además, si ese contenido se parapeta tras formatos editoriales como los «webcasts» y los «white papers», se refuerza aún más la credibilidad.

La calidad en el servicio al cliente prestado por las marcas es igualmente esencial para levantar los cimientos de una credibilidad suficientemente sólida.

2. Call to action (CTA)

Una call to action o CTA le dice al lector que acción debería tomar y cómo debería emprender tal acción.

Las CTAs pueden aparecer entreveradas en el contenido o colocarlas de manera separada para hacerlas destacar.

Una CTA puede tomar múltiples formas y puede ser la descarga de un «white paper» o un libro, el registro para un webinar o la suscripción a un newsletter.

 

Álvaro Montoliu, presidente del jurado del Open Creatiu 2021AnteriorSigueinteEsta campaña anima a las mujeres a colmar de mimos a sus vaginas con arrebatados orgasmos

Contenido patrocinado