líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La Comisión Europea quiere extirpar de raíz el

Tendencias en MarketingBruselas quiere cortar las alas al "greenwashing"

El "greenwashing", el nuevo enemigo a batir de la Comisión Europea

La Comisión Europea quiere extirpar de raíz el "greenwashing"

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

A fin de prevenir el "greenwashing" la Comisión Europea quiere poner coto al empleo por parte de las marcas de expresiones vagas como "verde" o "ecológico".

Consciente de que en sus decisiones de compra el consumidor es confrontado a menudo con más palabrería (entreverada de «greenwashing») que con información pura y dura, la Comisión Europea quiere poner coto al empleo por parte de las marcas de expresiones vagas como «verde», «respetuoso con el medio ambiente» o «ecológico».

El Ejecutivo de la Unión Europeo quiere prohibir que las marcas se refieran a sus productos como «verdes» o «ecológicos» si no pueden demostrar que son así efectivamente. Todo forma parte de una propuesta presentada este miércoles por Bruselas con el último objetivo de robustecer los derechos de los consumidores y defenderlos de los efectos potencialmente corrosivos del denominado «greenwashing».

La propuesta de la Comisión Europa estimula asimismo que las marcas deben informar apropiadamente al consumidor si la durabilidad de sus productos va a ser de naturaleza limitada (si el software de un dispositivo en particular va a socavar, por ejemplo, su funcionamiento en algún momento).

Las marcas no podrán tampoco ufanarse de la supuesta sostenibilidad de sus productos si esta atañe únicamente y exclusivamente a una parte del artículo en cuestión.

Bruselas quiere que los consumidores tomen decisiones realmente informadas en relación con la sostenibilidad

Con su propuesta el Ejecutivo comunitario pretende dar fuelle a la economía circular en el seno de la UE y contribuir al cumplimiento del Pacto Verde Europeo, según el cual la Unión Europea debería ser capaz de alcanzar la neutralidad climática en 2050.

Parte del paquete de medidas que ha presentado Bruselas concierne de manera directa a los derechos de los consumidores y al «greenwashing». Y es que los consumidores tienen a derecho a estar convenientemente aprovisionados de información a la hora de tomar decisiones sostenibles, enfatiza Didier Reynder, comisario europeo de Justicia.

En el futuro los consumidores deberán estar mejor informados sobre la manera más óptima de reparar los productos y sobre el tiempo que estos van a permanecer plenamente operativos. En el caso de los dispositivos digitales están directamente involucradas las actualizaciones de software por parte de los fabricantes.

Los vendedores deberán además especificar si el producto que venden al cliente va a acompañado o no de garantía y durante cuánto tiempo estará esta vigente, dice Reynder.

El Parlamento Europeo y los diferentes estados miembros de la UE deberán discutir ahora la propuesta de la Comisión para ponerse de acuerdo en una línea común.

Temas

Europa

 

Mismo precio, pero menos producto: la reduflación, el truco enmascarado de las marcasAnteriorSigueinteNueva esperanza para las marcas: los españoles les confían el cambio antes que al Gobierno

Contenido patrocinado