líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Estos han sido los peores "fails" de la escena "techie"

Los 5 fracasos más sonados de la escena "techie" en 2022

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Los últimos doce meses han flagelado con extraordinaria dureza a toda la industria "techie" en general, pero que estos que repasamos a continuación son los fracasos más sonados en este sector.

La escena «techie» pareció durante muchos años absolutamente intocable. Extraordinariamente pródiga en ingresos, esta industria se acostumbró en la última década a convertir en oro todo lo que tocaba. Sin embargo, en 2022 a las empresas tecnológicas se les ha acabado de repente la «baraka» y en sus arcas, otrora llenas hasta la bandera, ya no aterriza tanto dinero como antes.

2022 ha sido el año de recortes para las empresas tecnológicas, que han tenido que apretarse el cinturón para sobrevivir al «duro invierno» que se otea ya en el horizonte.

Los últimos doce meses han flagelado con extraordinaria dureza a toda la industria «techie» en general, pero que estos que repasamos a continuación son los fracasos más sonados en este sector:

1. El caótico aterrizaje de Elon Musk en Twitter

El «culebrón» protagonizado por Elon Musk y Twitter comenzó a principios de abril, cuando el sudafricano adquirió una participación del 9,2% en la red social y se convirtió en el máximo accionista de la compañía.

Sin embargo, Elon Musk no se conformó con el rol de mero accionista de Twitter y poco después anunciaba su intención de comprar la red social del pajarito por 44.000 millones de dólares.

En julio Elon Musk cambiaba, no obstante, de parecer y retiraba su oferta para la adquisición de Twitter. Tres meses después, y en vista de que tenía todas las papeletas para ser derrotado en los tribunales por la red social del pájaro azul, el magnate reculaba de nuevo y aceptaba la compra de Twitter por el precio inicialmente acordado.

La primera decisión de Elon Musk como nuevo jefe supremo de Twitter fue descabezar a todo el antiguo equipo directivo de la red social. Y poco después ponía de patitas en la calle a aproximadamente la mitad de la plantilla de Twitter.

Quizás la medida más polémica anunciada por Musk en su corto pero turbulento mandato al frente de la red social fue la introducción de las cuentas verificadas de pago en Twitter.

Lleva al timón de Twitter apenas dos meses, pero en tan escaso periodo de tiempo Elon Musk ha espantado a grandes anunciantes como Volkswagen, General Motors y L’Oréal (a quienes les preocupa la nueva y laxa política de moderación de contenidos de la red social).

Ante la huida de anunciantes, Elon Musk no se arredró y amenazó públicamente a las marcas que habían dejado de anunciarse en Twitter.

Por otra parte, y pese a definirse a sí mismo como un «absolutista de la libertad de expresión», Musk era noticia hace poco por suspender las cuentas de varios periodistas en Twitter que habían sido críticos con él.

Atenazado por las críticas, el CEO de Tesla decidía hace poco publicar una encuesta en Twitter en la que preguntaba a los usuarios si debería dimitir como máximo responsable de la red social. En el sondeo de marras la mayoría de los participantes decidieron que Musk debía efectivamente dimitir.

A día de hoy Musk no ha presentado aún su dimisión porque, como ha dicho públicamente en Twitter, necesita antes encontrar a algún «tonto» que acepte liderar la red social. Y la búsqueda de ese «tonto» no promete ser fácil en modo alguno.

2. La quiebra de FTX

Uno de los mayores escándalos del año en la escena «techie» fue la súbita quiebra de la plataforma de intercambio de criptomonedas FTX. Lo más escandaloso es que fue Sam Bankman-Fried, el propio fundador de FTX, quien habría propiciado la bancarrota de la compañía mediante la malversación de varios miles de millones de dólares.

Desde que FTX se declarara en quiebra, Bankman-Fried ha sido extraditado desde Bahamas a Estados Unidos y posteriormente arrestado. Al otro lado del charco el que fuera CEO de FTX deberán enfrentarse a un juicio por fraude.

La comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC) acusa a Bankman-Fried de engañar a los inversores y malversar sus fondos para comprar bienes inmobiliarios.

Quien habría desencadenado, no obstante, el colapso de FTX fue Changpeng Zhao, director ejecutivo de Binance, competencia directa de la empresa de Bankman-Fried. El anuncio de Zhao de que vendería todas sus acciones en FTX habría provocado la retirada masiva de activos en esta plataforma, lo cual habría desembocado en último término en su quiebra.

3. Horizon Worlds

Desde que Facebook cambiara su nombre a Meta a finales de 2021, la compañía liderada por Mark Zuckerberg ha fiado su futuro al metaverso. La intención de la filial de Facebook era ser pionera en este mercado y levantar los cimientos de un universo virtual de dimensiones ciclópeas que iba supuestamente a revolucionar la red de redes tal y como hoy la conocemos.

Esa era al menos la teoría, pero la práctica ha demostrado ser bien diferente. En diciembre del año pasado Meta levantaba el telón de Horizon Worlds, el germen del metaverso en el que la compañía tiene depositadas tantas esperanzas.

Sin embargo, el debut de Horizont Worlds ha sido más bien decepcionante y solo ha despertado el interés de unos pocos usuarios. La plataforma cuenta actualmente con 200.000 usuarios activos (lejos de los 3.000 millones de usuarios que tiene Facebook).

A todo ello hay sumar el tosco y «dosmilero» diseño de los avatares en Horizon Worlds, que por si fuera poco no contarán con piernas hasta 2023.

Las multimillonarias inversiones en Horizon Worlds han acabado impactando en los ingresos a la baja de Meta, que en noviembre anunciaba el recorte de 11.000 puestos de trabajo.

4. La plataforma de videojuegos de Google Stadia

Alphabet es una de las empresas más poderosas en la industria «techie». Pero la plataforma de videojuegos Stadia demuestra que incluso los titanes tecnológicos cometen errores de cálculo de vez en cuando.

La plataforma de videojuego en la nube vio la luz en 2019 y cerrará definitivamente las puertas en 2023. Cuando salió por primera vez del cascarón hace tres años, la idea de Google Stadia sonaba a bote pronto prometedora.

Los videojuegos disponibles en Stadia están almacenados en los centros de datos de Google y llegan al jugador vía «streaming» a través de Chromecast, televisores inteligentes o smartphones.

En su estreno los expertos en «gaming» coincidieron en señalar que Google Stadia era una plataforma definitivamente convincente en el plano técnico. Sin embargo, la selección de videojuegos en Google Stadia no puede ser tildada sino de segunda fila. Y los usuarios no están tampoco dispuestos a pagar dos veces por un videojuego porque títulos ya adquiridos previamente no sean compatibles con Stadia.

5. La app de edición de imágenes con AI Lensa

La aplicación de edición de imágenes con inteligencia artificial Lensa se cuenta actualmente entre las más descargadas en las tiendas de aplicaciones de iOS y Android.

Lensa se apoya en el «machine learning» para generar imágenes de princesas de cuento, hadas y astronautas tomando como base fotografías previamente importadas.

A Lensa se le echa en cara, no obstante, que los retratos que genera están basados en ideales de belleza totalmente irreales. Algunos usuarios acusan asimismo a la app de transformar fotos a bote pronto inocentes en imágenes sexistas.

El debate público en torno a la app no ha hecho sino poner de relieve los problemas (recurrentes) del «machine learning». La inteligencia artificial está completamente a expensas del material del que se nutre. Y si alumbra imágenes sexistas es porque ha sido expuesta previamente a fotografías regidas por estándares sexistas.

 

¿Alguna vez te han animado a poner los cuernos? Sabores Sierra de Madrid, síAnteriorSigueinteEste es el top 10 de CEOs Españoles con mayor presencia en LinkedIn este 2022

Contenido patrocinado