líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Linda Yaccarino sería la nuevo CEO de Twitter

Elon Musk elige a una nueva y misteriosa CEO para Twitter

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Quien tiene al parecer más papeletas para ser la nueva CEO de Twitter es Linda Yaccarino, que fue previamente responsable de publicidad de NBCUniversal.

En diciembre del año pasado Elon Musk se descolgó con una de sus muchas ambiguas promesas. El propietario de Twitter realizó una encuesta entre sus seguidores en la red social del pajarito, a quienes pidió que votaran si debía renunciar o no a su cargo de máximo responsable de la compañía. Cuando la mayoría de quienes tomaron parte en el sondeo votaron a favor de su marcha, Musk se comprometió a apearse de la dirección de Twitter tan pronto como encontrara a un «tonto» que aceptara el trabajo.

Menos de cuatro meses después de aquella promesa, Musk ha encontrado por fin a un nuevo mandamás para ponerse al frente de Twitter. «Estoy emocionado de anunciar que he fichado a un nueva CEO para X/Twitter. Ella comenzará en seis semanas», asegura el empresa sudafricano en un tuit.

Musk no cortará en todo caso amarras de manera definitiva con Twitter y asumirá los cargos de presidente ejecutivo y CTO de la red social. El multimillonario es, al fin y al cabo, el propietario de la plataforma, que compró por 44.000 millones de dólares en octubre de 2022.

Con su sucinto y críptico anuncio Musk ha abierto de manera deliberada la espita de un toda plétora de especulaciones sobre la identidad de la nueva CEO de Twitter (y ha atraído de nuevo la atención sobre sí mismo).

Quien tiene al parecer más papeletas para liderar la red de microblogging es Linda Yaccarino, que fue previamente responsable de publicidad de NBCUniversal, la matriz de algunas de las cadenas de televisión más importantes en Estados Unidos y del estudio cinematográfico Universal.

De acuerdo con varios medios, Yaccarino estaría negociando con Musk su fichaje como nueva CEO de Twitter. Se da la circunstancia de que Yaccarino entrevistó a Musk en un congreso de publicidad hace algunos años y después se deshizo en halagos hacia el sudafricano en un tuit.

La conexión entre la exejecutiva de NBCUniversal y Elon Musk se remonta a hace bastante tiempo. Cuando Twitter se zambulló en un auténtico caos tras su adquisición por parte de Musk, Yaccarino fue una de las pocas prominentes voces de la industria que salió en defensa del multimillonario. «Hay que darle una oportunidad», dijo por aquel entonces Yaccarino, de 60 años.

El perfil de Yaccarino se ajusta a priori como un guante a la naturaleza de Twitter, pero más bien a la naturaleza la red social del pajarito que Musk parece empeñado en exterminar. Yaccarino es una ejecutiva extraordinariamente versada en la venta de espacios publicitarios en cadenas de televisión como la NBC y la CNBC y en el servicio de vídeo en streaming Peacock. Además, está muy bien conectada con los departamentos de marketing de las empresas de la prestigiosa lista Fortune 500.

Sin embargo, Musk ha renegado en los últimos meses de la publicidad como principal fuente de ingresos de Twitter para apostar por las suscripciones y dejar que sean los propios usuarios de la red social quienes financien la red social. Sorprende en este sentido que la nueva CEO de Twitter sea una experta en publicidad.

¿Propiciará la llegada de Lindia Yaccarino a Twitter la reconciliación de la red social con los anunciantes?

El mayor reto al que se enfrentará Yaccarino en su nuevo cargo (si es ella efectivamente la nueva CEO de Twitter) es bregar con la volatilidad de Musk. En su breve etapa como CEO de Twitter el sudafricano ha despedido a miles de empleados, ha metido el miedo en el cuerpo a los anunciantes con sus ideas de ultraderecha y ha llevado a la red social al borde del colapso en el plano técnico con sus draconianas medidas de austeridad.

Incluso para los estándares de Silicon Valley (donde predominan las personalidades excéntricas) el temperamento de Elon Musk resulta definitivamente demasiado explosivo.

Y en ninguna otra empresa ha dado tanta rienda suelta a su temperamento como en Twitter. Trabajar para él es un riesgo reputacional para casi cualquier ejecutivo. El primer día en que tomó las riendas de Twitter Musk despidió a la antigua responsable legal de la compañía e hizo que abandonara las cuarteles generales de la red social escoltada por guardias de seguridad. Además, posteriormente no tuvo prurito alguno en publicar los emails internos de antiguos directivos de Twitter. Quienes parecen a bote pronto sus aliados se convierten de la noche a la mañana en sus enemigos.

Las salidas de tono de Musk ha lacerado de manera severa la reputación de Twitter entre los anunciantes. En las primeras semanas tras la adquisición de la red social Musk comenzó a vender las insignias azules de verificación de la red social por 8 dólares. Y no tardaron en emerger los impostores. Una cuenta se hizo pasar, por ejemplo, por el perfil oficial de Nintendo y compartió una imagen de Super Mario haciendo una peineta. Muchos anunciantes huyeron en desbandada de Twitter y no han regresado desde entonces. Si Yaccarino acepta el cargo, tendrá que esforzarse por convencer a los anunciantes fugados para que vuelvan a trinar en Twitter.

Conviene además hacer notar, que en sus peores momentos Twitter habría dilapidando 4 millones de dólares al día, según Musk. No obstante, las medidas de austeridad implementadas en la red social estarían funcionando, asegura Musk. De hecho, Twitter podría volver a ser rentable en el transcurso de los últimos meses, siempre de acuerdo con su propietario.

Hace un tiempo Musk, que ya no hace públicas las cifras de negocio de Twitter, aseguró que el valor de la red social se había reducido a la mitad desde su adquisición.

En el más ideal de los casos la nueva CEO de Twitter se pondría al timón de la red social en un momento en el que su negocio está al parecer estabilizándose y en el que su propietario está demasiado ocupado con sus otras empresas para interferir en el devenir diario de la compañía.

El sistema que Musk podría estar a punto de implantar en Twitter ya funciona relativamente bien en SpaceX, la empresa aeroespacial del sudafricano. Gwynne Shotwell, la responsable operaciones de SpaceX, está al cargo del día a día de la compañía desde hace años y no parece haber tenido enfrentamientos (de naturaleza pública al menos) con Musk. Sin embargo, quizás la comparación de Space X con Twitter no resulta la más oportuna. Probablemente si la obsesión de Musk con SpaceX hubiera sido la misma que con Twitter, la empresa aeroespacial se habría ido ya a la bancarrota hace tiempo.

Newsletter ¡Suscríbete a nuestra newsletter! WhatsApp Sigue a MarketingDirecto.com en WhatsApp

 

Los anunciantes siguen teniendo un escaso conocimiento de las tecnologías sin cookiesAnteriorSigueinteAdobe y Google ofrecen a millones de personas la IA generativa Firefly a través de Bard

Contenido patrocinado