Social Media Marketing

¿Le saldrá caro a Facebook el posicionamiento actual de su CEO?

Por qué Mark Zuckerberg se arriesga a agrietar (aún más) la reputación de Facebook

Que Mark Zuckerberg haya decidido posicionarse junto al lado equivocado en uno de los periodos más convulsos de la historia americana reciente, podría traducirse en severas consecuencias a largo plazo para Facebook.

mark zuckerbergEn las últimas semanas Mark Zuckerberg, CEO y fundador de Facebook, se ha visto de nuevo en el ojo del huracán. Mientras sus homólogos en Twitter y Snapchat han puesto coto a los desmanes de Donald Trump en las redes sociales, Zuckerberg ha optado por dar carta blanca al presidente de Estados Unidos. Y su "laissez faire" podría costarle extraordinariamente caro a la reputación (ya de por sí lacerada) de la red social más grande del mundo.

Zuckerberg tiene enredada firmemente en torno al pescuezo una suerte de leyenda negra. Buena parte esa leyenda negro se cimentó en la película La red social, en la que el fundador de Facebook era retratado como un "trepa" que no dudaba en traicionar a sus amigos con tal de alcanzar el éxito empresarial. Lo que se contaba en aquel filme, aunque basado en hechos reales, estaba tamizado inevitablemente por la ficción inherente al séptimo arte. Pero lo cierto es que la imagen pública de Zuckerberg jamás se recuperó del golpe infligido por La red social, explica Nils Jacobsen en un artículo para Meedia.

Y sus intervenciones públicas no ha hecho demasiado por restaurar su imagen pública (más bien lo contrario). En 2010 Zuckerberg protagonizó una de sus entrevistas más torpes y vergonzantes frente a Kara Swisher, que se las ingenió para dejar K.O. con sus preguntas al CEO de Facebook.

La imagen pública de Zuckerberg nunca ha sido realmente buena, pero da muestras de la misma resistencia que el teflón

Después vendrían el caso Cambridge Analytica y la supuesta interferencia de Facebook en los resultados de las elecciones presidenciales de 2016 y Zuckerberg no salió mucho mejor parado con sus intervenciones públicas (en las que negaba casi siempre la mayor). De hecho, el gurú del marketing Scott Galloway no dudó en arrogar a Zuckeberg el calificativo de "la persona más peligrosa del mundo".

Más tarde Zuckeberg entonaría el "mea culpa" y se comprometería a hacer de Facebook una plataforma más saludable y respetuosa con la privacidad de sus usuarios (además de pagar una cuantiosa suma en concepto de multa).

Zuckerberg logró escapar prácticamente sin rasguño alguno de las garras del caso Cambridge Analityca. Se ganó la fama de hombre de teflón y a ojos del algunos se convirtió en el equivalente de Donald Trump en Silicon Valley. Se además la circunstancia de que Zuckeberg parece haberse erigido en uno de los grandes defensores de Trump en los últimos tiempos.

Mientras Twitter y Snapchat han decidido dejar de bailar el agua al presidente de Estados Unidos, Zuckerberg ha optado por tomar ningún tipo de medida contra los mensajes de Trump (cada vez más volcánicos) en las redes sociales. "Creo firmemente que Facebook no debería ejercer de árbitro de la verdad sobre todo lo que dice la gente en la red de redes", aseguraba Zuckerberg la semana pasada en declaraciones al canal conservador Fox News.

En un post publicado en Facebook Zuckerberg seguía justificándose: "Mi responsabilidad es no solo responder personalmente sino también como máxima cabeza visible de una institución que está firmemente comprometida con la libertad de expresión".

Sin embargo, el intento de Zuckerberg de mantener la neutralidad a toda costa no está siendo bien recibido en un país, Estados Unidos, que lleva más de dos semanas involucrado en virulentas protestas contra el racismo.

Incluso 140 científicos de la Chan Zuckerberg Foundation escribieron hace unos días unas carta abierta al fundador de Mark Zuckerberg asegurando que la diseminación de "información deliberadamente falsa", a día de hoy perfectamente posible en Facebook, contradice a todas luces su trabajo.

¿Busca Zuckerberg zafarse de la virulenta ira de la administración Trump?

Detrás de las decisiones y las acciones, teñidas de polémica de Zuckerberg, estaría su obsesión por elevar el valor de las acciones de su compañía en los parqués bursátiles

Y lo cierto que su "criatura" marcha viento en popa a toda vela. Los ingresos publicitarios de Facebook continúan creciendo a un ritmo de dos dígitos pese a la crisis del coronavirus.

Es evidente que Zuckerberg evita enzarzarse en escaramuzas con Trump para evitar así que las autoridades de la competencia se echen en contra su compañía (tal y como desea, por ejemplo, la demócrata Elizabeth Warren).

Si Zuckerberg no desea incomodar a Donald Trump, es en gran parte para esquivar la eventual ira del presidente de su Estados Unidos. Sin embargo, que Zuckerberg haya decidido posicionarse junto al lado equivocado en uno de los periodos más convulsos de la historia americana reciente, podría traducirse en severas consecuencias a largo plazo para su emporio.

Además, y a la luz de las últimas encuestas, la reelección de Trump (hasta hace poco impepinable) parece estar diluyéndose día. Y bajo un Gobierno demócrata liderado por Joe Biden a Facebook podría costarle cara la actitud mostrada ahora por su CEO, concluye Jacobsen.

Te recomendamos

EVO Banco

A3Media

LIONS LIVE

Podcast

Compartir

Centro de preferencias de privacidad

Navegación

Estas cookies permiten que el Sitio Web funcione correctamente por lo que son esenciales para que el Usuario pueda usar todas las opciones del Sitio Web y pueda navegar y utilizar las funciones de la misma con normalidad.

Advertising

Analíticas

Estas cookies recopilan información anónima de manera estándar sobre la navegación del Usuario y sus patrones de comportamiento. La información recogida mediante las cookies analíticas es utilizada para la elaboración de perfiles de navegación de los Usuarios de este Sitio Web, con el fin de introducir mejoras en nuestro servicio.

__utma, __utmz, __utmb
__utma, __utmz, __utmb

Other