líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Tienen fecha de caducidad las nuevas redes sociales?

Por qué las redes sociales de nueva hornada nacen ya con un pie en la tumba

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Ninguna de las redes sociales lanzadas recientemente han logrado crecer más allá de los pequeñísimos nichos en los que ya nacieron atrapadas.

En la superpoblada galaxia de las redes sociales brilla desde el pasado 11 de enero una nueva estrella: CNDO (cuyo nombre se pronuncia «Condo»). Sin embargo, al igual que otras muchas plataformas que se han abierto paso últimamente en el concurrido mercado de las redes sociales, CNDO podría ser una mera estrella fugaz cuyo fulgor se apague más pronto que tarde.

CNDO es un red social que orbita en torno a la idea de comunidad y nace con la vocación de dar fuelle a las interacciones entre los creadores y sus seguidores.

En esta plataforma recién salida del cascarón usuarios a quienes les unen los mismos intereses pueden reunirse en «rooms» o espacios temáticos, lo cual redunda a todas luces en beneficio del «brand safety». En tales espacios los usuarios pueden discutir sobre sus temas favoritos (desde la literatura al deporte pasando por la belleza) y tomar asimismo parte en desafíos colectivos.

Los creadores que están involucrados en CNDO no quitan ojo a las marcas (que son, al fin y al cabo, las que pagan la «fiesta») y quieren atraerlas a sus dominios brindándoles potencialmente muchísima exposición. En CNDO las marcas pueden lanzar, por ejemplo, sus propios desafíos. Y un fabricante de artículos deportivos podría estar interesado, por ejemplo, en lanzar un reto con el foco puesto en el «fitness».

Detrás del lanzamiento de CNDO hay un creador de contenido. Se trata de Tim Schaecker, un «tiktoker» que tiene a su vera 8,8 millones de seguidores en TikTok. Más allá de su faceta como «tiktoker», Schaecker es conocido además como integrante de la «boy band» Elevator Boys, que aglutina casi 5 millones de suscriptores en TikTok, YouTube e Instagram. Y lo cierto que es que tiene grandes esperanzadas depositadas en CNDO, que aspira a transformar en el lugar donde «los comentarios se convierten en conversaciones y los seguidores en amigos».

Así y todo, y pese a que CNDO anhela refulgir con fuerza en la galaxia 2.0, lo tendrá inevitablemente muy complicado para convertirse en «mainstream» y llegar a las masas.

La concurrida galaxia 2.0 fagocita las redes sociales de nueva hornada

Ninguna de las redes sociales lanzadas recientemente han logrado crecer más allá de los pequeñísimos nichos en los que ya nacieron atrapadas. Compiten, al fin y al cabo, con plataformas que llevan existiendo en algunos casos desde hace casi dos décadas y se desenvuelven en un mercado donde simplemente no hay sitio más «players».

Solo hay 24 horas al día y aun cuando el usuario tenga, por miedo al FOMO (Fear Of Missing Out), cuenta en prácticamente todas las redes sociales habidas y por haber, simplemente no dispone de tiempo suficiente para dedicar unos pocos minutos a todas y cada una de ellas.

Que a la hora de la verdad los usuarios de las redes sociales están en realidad muy poco prestos a arrojarse en los brazos de plataformas de nueva hornada ha quedado demostrado en los últimos meses con la caída en desgracia de X (antes Twitter). Los usuarios desencantados con la red social de Elon Musk han probado muchas potenciales alternativas a Twitter y en la mayor parte de las ocasiones han terminado abandonándolas para regresar al redil de X.

Tras la adquisición de Twitter por parte de Elon Musk en octubre de 2022, muchos usuarios de la redes sociales se refugiaron en los brazos de Mastodon. Esta red social de naturaleza descentralizada terminó, no obstante, revelándose como excesivamente confusa y poco «user-friendly» para los usuarios de Twitter. Y actualmente, con 1,5 millones de usuarios activos al mes, ha iniciado una tendencia descendente de la que probablemente, y salvo sorpresas, no logrará recuperarse.

Bluesky, la nueva red social del que fuera CEO de Twitter Jack Dorsey, se perfila para muchos para la alternativa perfecta a X. Sin embargo, Bluesky no se lo pone en modo alguno fácil a los usuarios ávidos de probar suerte en esta plataforma, que funciona única y exclusivamente mediante invitación. A finales de 2023 la red social de Jack Dorsey, donde muchos se lamentan de no conseguir tanto alcance como en X, contaba con alrededor de 2 millones de usuarios.

Threads es la otra gran alternativa a Twitter. Su principal ventaja es que es una red social vinculada a Instagram, por lo que el usuario puede importar todos sus contactos y no resulta tan complicado construir una comunidad desde cero. Si bien Threads generó muchísimo entusiasmo en sus inicios, no tardó en iniciar un rápido declive, que espera quizás resolver con su lanzamiento el mes pasado en Europa.

No es exactamente una alternativa a X, pero BeReal es una red social de nueva hornada que ha acaparado toda una plétora de titulares en los últimos meses. Esta plataforma huye del «postureo» reinante en otras redes sociales y solicita a sus usuarios que publiquen cada día una foto lo más espontánea posible (solo hay, al fin y al cabo, dos minutos para elegir la imagen de marras). Y pese a que BeReal encandiló a muchos en sus inicios, su popularidad no tardó en desmoronarse. A finales de 2023 la red social contaba con 25 millones de usuarios activos, lejos de los 73,5 millones de usuarios que tenía en agosto de 2022.

Lo que está claro es que las nuevas redes sociales lo tienen harto complicado para acompañar durante mucho tiempo a sus usuarios. Y como la moda, son muchas veces flor de una día. Una vez que el «hype» al que estas dan lugar se diluye como un azucarillo, este tipo de redes sociales abrazan la «normalidad» o son olvidadas para siempre.

En vista de su naturaleza perecedera, estas plataformas tampoco parecen las más adecuadas para los anunciantes, a menos, claro está, que el target de estas redes sociales esté perfectamente alineado con su público objetivo. De lo contrario, viejas conocidas como Instagram, TikTok o X son definitivamente apuestas mucho más seguras para los anunciantes.

Newsletter ¡Suscríbete a nuestra newsletter! WhatsApp Sigue a MarketingDirecto.com en WhatsApp

 

El "boom" de las series estadounidenses se desinfla y deja atrás la época de vacas gordasAnteriorSigueinteDisney trabaja en un proyecto que podría revolucionar la realidad virtual

Contenido patrocinado