líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Lo que los becarios no pueden comprar: esta acción denuncia la precariedad laboral

Marketing y PublicidadCarteles en la salida del metro de Callao

Esta campaña lanza "la primera línea" de productos para becarios

Lo que los becarios no pueden comprar: esta acción denuncia la precariedad laboral

Ana Mora

Escrito por Ana Mora

Desde unas zapatillas de Nike a un piso en Idealista: lo que no pueden adquirir los becarios dada su precariedad laboral, según esta campaña.

Dentro del ámbito laboral, una de las realidades más perseguidas y juzgadas es la precariedad de los becarios. En multitud de ocasiones se ha denunciado el hecho de que se explote a jóvenes por una miseria de sueldo (si es que lo tienen) y cómo se aprovechan las empresas para contratar mano de obra sin tener que ahuecar demasiado el bolsillo.

Laura García e Inés Carnicer, dos estudiantes de creatividad, han decidido volver a subrayar la necesidad de que cambie el panorama laboral con una acción. Esta ha inundado las calles de Malasaña y la plaza de la Puerta del Sol y Callao con carteles que hacen hincapié en esa precaria situación que están viviendo los becarios en España.

La campaña consiste en una línea de productos para becarios ficticia que busca hacer reflexionar sobre las malas condiciones que muchas veces ofrecen las compañías en su contrato de prácticas.

Las diferentes gráficas están protagonizadas por cuatro marcas conocidas, que supuestamente muestran sus nuevos productos. En realidad, no enseñan nada, ya que, precisamente, eso es lo que se pueden permitir los becarios con el dinero que ganan en las prácticas: nada.

Las calles de Madrid se inundan de carteles que denuncian la precariedad de los becarios

Por eso, aunque aparezca el nombre de Nike en la parte de arriba, vemos un gran espacio en blanco. Al final de la pieza está esta frase: «Los becarios españoles son los peor pagados de la Unión Europea. El 70% de ellos aseguran que no son capaces de cubrir sus necesidades básicas. Estas son las zapatillas que se pueden permitir».

De hecho, uno de los carteles de Nike fue pintado por un peatón anónimo. La pintada especifica que estuvo seis meses trabajando sin cobrar nada y que los siguientes seis ganó 300 euros. Para hacer llegar la campaña a más gente, las autoras han creado una cuenta de Instagram.

«Es para reflexionar que se haya normalizado trabajar gratis. Incluso pagar para trabajar, teniendo en cuenta que muchos de los jóvenes que vivimos en Madrid vivimos en un piso de alquiler, con sus pertinentes gastos», explican las estudiantes sobre qué les inspiró para llevar a cabo esta idea. Otros de los carteles señalan que no se pueden comprar un Samsung Galaxy s40, la nueva hamburguesa de Goiko o alquilar un piso en Idealista.

 

Kreab consolida su posición de liderazgo por número de operaciones financieras asesoradas en 2021AnteriorSigueinteLos Juegos Olímpicos del silencio: ¿por qué las marcas hacen mutis por el foro en Pekín 2022?

Contenido patrocinado