líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿No sin mi móvil? La adicción al smartphone pierde sorprendentemente fuelle

Mobile marketingLa adicción al smartphone se desinfla

Languidece la adicción del usuario al smartphone

¿No sin mi móvil? La adicción al smartphone pierde sorprendentemente fuelle

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

En los últimos años se ha producido un notable declive entre aquellos usuarios que se confiesan absolutamente dependientes del smartphone de sus amores.

Hace aproximadamente una década los medios de comunicación estaban llenos hasta los topes de titulares que ponían en evidencia la extraordinaria dependencia de la población en general (y los más jóvenes en particular) de sus teléfonos móviles. Diez años después parece, sin embargo, que la adicción al smartphone ha bajado unos cuantos grados de temperatura y que a cada vez más gente le resulta indiferente este dispositivo tecnológico (pese a su arrolladora omnipresencia).

De acuerdo con un reciente estudio llevado a cabo en Estados Unidos por Kantar, solo el 48% de los adultos propietarios de un teléfono inteligente declararon en 2021 que no podían vivir sin este dispositivo a su vera. Esta proporción era de un 50% en 2019 y se movía en una horquilla de entre el 65% y el 67% en el periodo comprendido entre 2014 y 2017. En los últimos años se ha producido, por ende, un notable declive entre aquellos usuarios que se confiesan absolutamente dependientes del smartphone de sus amores.

A ojos del consumidor los smartphones son cada vez más soporíferamente uniformes

En vista de la creciente importancia adquirida por los medios digitales durante la pandemia, los datos emanados del informe de Kantar parecen a bote pronto desconcertantes. Sin embargo, la investigación sugiere que no es tanto la dependencia de los teléfonos inteligentes la que está menguando como la falta de entusiasmo por estos estos dispositivos. Parece, por lo tanto, que el apasionado romance del usuario con el smartphone ha terminado atemperándose con el tiempo, una vez este dispositivo se ha integrado en su vida diaria y ha dejado hasta cierto punto de sorprenderle.

Que los teléfonos inteligentes ya no encandilan tanto a los usuarios como la hacían hace diez años, cuando eran una tecnología emergente, queda evidenciado por otro dato: la mayor parte de los consumidores (el 56%) siente que los smartphones son hoy en día casi prácticamente iguales entre sí. Y este parecer es uniforme en todas las generaciones: centennials (54%), millennials (55%), Generación X (55%) y «baby boomers» (56%).

En esta misma línea, ha descendido asimismo la proporción de consumidores que sienten la necesidad de estar a la última en lo que a la tecnología se refiere. Si en 2004 el 64% de los usuarios tenía esa necesidad, en 2021 este porcentaje se redujo a apenas un 52%.

Conviene además hacer notar que el 24% de los propietarios de teléfonos inteligentes tiene actualmente en propiedad un smartphone de al menos tres años. En 2019 esta proporción era, en cambio, de apenas un 19%.

 

El Eco de LOS40: La fusión de la música y ecologíaAnteriorSigueintePrime Video reta a los viandantes a aguantar la risa para no "perder" en esta campaña

Contenido patrocinado